EL JEFE DEL SERVICIO DE MONTES EXPLICA EL PROCESO A SEGUIR PARA OBTENER PERMISO CONTROLADO DE QUEMA DE RASTROJOS 

201

El jefe del Servicio de Montes, Javier Espinosa, ha explicado en Castro Punto Radio el proceso a seguir para solicitar permiso para realizar una quema controlada de rastrojos, restos de poda o similares. Como ha señalado, “siempre intentamos simplificar el procedimiento y hacerlo lo más sencillo posible para los habitantes del medio rural”. De esta forma, “únicamente deben acudir a la oficina comarcal y ponerse en contacto con guarda forestal de la zona, que será el que expida el permiso”.

Se deben cumplir una serie de requisitos para que el permiso se haga efectivo, como “que lo que se vaya a quemar sea de un volumen que se pueda manejar y que se cumpla una distancia a carreteras, arbolado o edificaciones”. En cualquier caso, “lo más importante es aplicar el sentido común”. Al respecto, Espinosa ha señalado que “es recomendable hacer una serie de corta fuegos para evitar las propagaciones y tener calderos de agua o algún extintor si llegara el caso”. Si la parcela estuviera cerca de carreteras o arbolado “hay que quemar lo más lejos que podamos a esas zonas, hacerlo preferentemente a primera hora del día que es cuando menos viento hay, e intentar quemar en el momento en el que el viento no vaya hacia la carretera”.

Los permisos no se dan para un día concreto, sino para un periodo de tiempo. No obstante, el jefe de Montes ha dejado claro que, previamente a encender el fuego, “hay que llamar al 112 para que estén informados” y para que den su visto bueno porque “se debe cumplir la normativa en caso de que haya riesgo de incendios, en cuanto que, si ese día hay viento sur de 25 kilómetros por hora y más de 25 grados, no se puede quemar”.

Espinosa ha recordado también las sanciones a las que se puede enfrentar un ciudadano que realice una quema sin los permisos pertinentes. “Van desde las infracciones leves, que son multas de 100 a 1.000 euros; hasta las muy graves, con sanciones de 100.000 a un millón de euros. La cantidad final va en función de los daños ocasionados y la capacidad de recuperación de la zona que se ha quemado”.