EL JEFE DE LA POLICÍA AFIRMA QUE, EN CUANTO A NÚMERO DE INTERVENCIONES, “LA NOCHE DEL VIERNES NO FUE MUY DIFERENTE A LA DE UN COSO BLANCO AL USO”

849

El sargento jefe de la Policía Local, Domingo García, ha señalado en Castro Punto Radio que, en cuanto al número de personas e intervenciones policiales, “la noche del viernes, no celebrándose eventos, no fue muy diferente a la de un Coso Blanco al uso en el que hay actividades en distintos puntos del centro”.

Ha reconocido que “esperábamos mucha gente esa noche de botellón y procuramos dimensionar la situación en cuanto a efectivos de la Policía y la Guardia Civil”. No obstante, “es complicado prever lo que puede pasar y el alcance de los altercados”. Ha asegurado que, “desde la liberalización de las medidas sanitarias y la apertura de la movilidad, estamos un poco desbordados porque son cientos y cientos los jóvenes que están tratando, no sé si de recuperar el tiempo perdido, pero están tirando la casa por la ventana”.

Además, “parece que Castro se ha puesto de moda entre los jóvenes vizcaínos para salir de fiesta y hay una llegada masiva, sobre todo a través del transporte público. Todo ello provoca más gente y más aglomeraciones”.

Ha asegurado que “como no podemos oponernos a la libre circulación de personas, lo que hacemos es tratar de evitar, de manera preventiva, que quienes lleguen lo hagan con intenciones no deseadas. Los que vienen portando sustancias o armas prohibidas”. Ha dejado claro que “son un porcentaje pequeño, pero verdaderamente causan problemas serios”. Del mismo modo, “hay que decir que la mayoría de los jóvenes se divierten de forma pacífica y lo que no lo hacen son una minoría”.

El jefe de la Policía ha defendido que, “en lo que tiene que ver con la parte de la solución al problema del botellón que tiene que ver con la Policía, con los medios que tenemos hacemos lo posible para dar el mejor servicio del que somos capaces.  A partir de ahí, éste es un problema que tiene más condicionantes. Hay una norma que prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública y hay que reconocer que es un porcentaje muy alto de un sector de la población que la incumple. Nosotros lo que tenemos que hacer es tratar de intervenir frente a situaciones que tengan consecuencias para terceros o en las que haya menores implicados. Hemos estado especialmente vigilantes para que en las zonas cercanas a viviendas no se celebren botellones y para que no haya grandes grupos de jóvenes ignorando las normas sanitarias. Ese tipo de situaciones son las que pretendemos priorizar para que los efectos de todo este conglomerado de jóvenes tan numeroso tenga las consecuencias menos dañinas posibles”.