EL JEFE DE POLICÍA EN FUNCIONES REPASA ALGUNAS ACTUACIONES DE LOS ÚLTIMOS DÍAS. DESVELA QUE EL PERRO QUE MORDIÓ EL DOMINGO A UN CORREDOR ESTABA ATADO

56

2 ENERO 2019 /

El jefe de la Policía Local en funciones, Antonio Arizmendi, ha aportado detalles en Castro Punto Radio sobre el suceso del pasado domingo en el que un perro mordía a una persona que se encontraba corriendo por la zona de la rotonda del parque de Cotolino.

Como ha explicado, “el animal se encontraba atado, como corroboran tanto su dueño como el propio corredor al que mordió”. Por tanto, “desde la Policía hicimos las gestiones oportunas, nos presentaron los correspondientes certificados y, a partir de ahora, las posibles reclamaciones van ya por la vía de lo privado”.

Hasta ahí llegan las gestiones de los agentes que, “en caso de que el perro hubiera ido suelto, sí tendríamos que haber denunciado al propietario. No fue el caso”.

FAROLA DERRIBADA EN ANDRÉS DE LA LLOSA

Al margen de este asunto y sobre la farola que el domingo caía al suelo en la Avenida Andrés de la Llosa, y que ayer aún estaba así y encendida, Arizmendi ha trasladado que “parece ser que fue un camión grúa el que la tiró y estamos aún en fase de investigación”.

En el momento en el que la Policía recibió aviso de este suceso, “nos personamos en la zona y la acordonamos. A partir de ahí, dimos parte al Ayuntamiento para que hiciera lo que tuviera que hacer porque nosotros no somos electricistas, lógicamente”. Ha corroborado que se intentó contactar con el departamento de Obras, pero no se consiguió hablar con nadie.

Para terminar, Arizmendi ha hablado del dispositivo puesto en marcha con motivo de la Nochevieja. Ha detallado que fueron dos patrullas las que estuvieron trabajando y “con esos medios no se puede llegar a todos los sitios. Se atendieron bastante llamadas relativas, sobre todo, a temas de ruidos, de molestias entre vecinos, de petardos…”

Ha señalado que estuvieron en la zona de los pubs controlando asuntos como horarios de cierre pero “no se puede dejar a los agentes en un sitio fijo toda la noche porque, si hay llamadas, hay que acudir”. Al haber mas gente en la calle “se incrementan las incidencias y dos patrullas no dan abasto para que se les vea en todas partes”.