JOSÉ MARI LIENDO SE MUESTRA “CONTENTO” TRAS DECLARARSE “INVIABLE” EL PARQUE EÓLICO DEL CORDAL DEL VENTOSO, “PERO ESTAMOS PENDIENTES DE LO QUE PASE EN GURIEZO”

787

El concejal de Medio Ambiente y presidente de la Junta Vecinal de Sámano, José Mari Liendo, se ha mostrado “contento” porque el Gobierno de Cantabria haya declarado “inviable” el parque eólico del cordal del Ventoso, que afectarían de lleno al alto de Maya (615 metros), en Sámano, y al pico más alto del municipio castreño, Ventoso (726 metros), entre Santullán y Otañes.

En declaraciones a Castro Punto Radio, Liendo ha recordado cómo el Ayuntamiento y las juntas de Sámano y Otañes participamos en las alegaciones oponiéndonos porque entendemos que no es el lugar idóneo para colocar aerogeneradores por ser un entorno de mucha riqueza medioambiental y por el impacto visual”.

En cualquier caso, Liendo ha dejado claro que “estaremos muy pendientes de lo que pase en Guriezo, zona que sí sería de proyección de este tipo de parques eólicos. Y es que, sufriríamos las consecuencias de la cercanía en el límite y el impacto de la libre circulación de personas y ganado. Habrá que ver, llegado el momento, los aspectos positivos y negativos”.

VERTEDEROS INCONTROLADOS

Al margen de este asunto, el responsable de Medio Ambienta se ha referido a las labores que se están realizando para retirar los vertederos descontrolados a lo largo de todo el municipio. “Los residuos más habituales que estamos retirando son escombros, restos de obras y otros residuos más voluminosos, como muebles y sofás”.

En cuanto a los restos de obra, “lo curioso es que se depositan en lugares del monte de difícil acceso. Es ilógico porque cuesta más llevarlos allí que al punto limpio”.

Este tipo de prácticas, que son ilegales y conllevan sanción, “se desarrollan, sobre todo, por parte de empresas de construcción que realizan pequeñas obras. Cobran a los ciudadanos que les contratan por la gestión de residuos y, sin embargo, no la hacen, lo que conlleva un gasto para la administración en medios humanos y económicos”.

Liendo ha reconocido que genera “cierta impotencia el hecho de que vivimos en un halo de mejora medioambiental y, después, sigue habiendo prácticas de este tipo”.