PARA JUAN RAMÓN CARRANCIO, LA GESTIÓN DEL GOBIERNO DE CANTABRIA “DEJA MUCHO QUE DESEAR” CON UN REVILLA QUE “SE HA DESENTENDIDO”

EL CANDIDATO DE OLA CANTABRIA EN LAS AUTONÓMICAS ABOGA, ENTRE OTRAS COSAS, POR "CERRAR LAS EMPRESAS PÚBLICAS Y OPTIMIZAR LOS RECURSOS" 

342

En la ronda de entrevistas a candidatos para las próximas elecciones autonómicas y municipales, hoy hemos recibido en los estudios de Castro Punto Radio a Juan Ramón Carrancio, aspirante a la presidencia de región por el partido OlaCantabria.

Actualmente es diputado en el Parlamento y sobre la actual legislatura ha dicho que “ha sido muy desigual, con consejerías sin coordinar entre ellas, algunas con un funcionamiento bastante correcto y otras que han sido un desastre. En líneas generales, no cambia gran cosa con respecto a otras legislaturas en las que han gobernado otros partidos. Cambian los directores generales y las personas de confianza, pero la región sigue a la deriva, funcionando por inercia y sin decisiones políticas para intentar sacarnos de esta atonía. La gestión deja mucho que desear”.

Ha recordado, por ejemplo, “cómo el consejero de Economía presumía hace unos días de que tenemos un déficit controlado, cuando no debería ser así, porque sigue creciendo la deuda y dedicamos más de 400 millones de euros al año a pagarla”.

Se ha referido también a “escándalos como el de los contratos partidos en Sanidad. Nos hemos enterado que hay 50.000-60.000 contratos menores al año en esa Consejería, pero es que ya los había con el gobierno anterior y el anterior. No ha cambiado nada”.

Del presidente Miguel Ángel Revilla, Carrancio cree que “es un animal político pero, como presidente, deja mucho que desear. No ha coordinado el Gobierno, no ha tomado decisiones cuando tenía que hacerlo y se ha desentendido de su ejecutivo. Ha estado lejos de la gestión y da la sensación de que no ha intervenido”.

Uno de los aspectos que OlaCantabria cree fundamental cambiar en el Ejecutivo regional es el que tiene que ver con las empresas públicas. “Desde hace muchos años, se han estado creando un conglomerado de empresas que se llevan tanto dinero como la deuda. Están muy mal controladas, se escapan muchas de las cosas de los ojos de Intervención, no se sabe muy bien a qué se dedican y es un dinero público destinado a beneficiar a unos pocos, en lugar de a todos”. En este sentido, Carrancio considera que “hay que cerrar la inmensa mayoría, sino todas. Lo que tenga que hacer la Administración, que lo haga directamente desde las consejerías, con luz y taquígrafo”.

OlaCantabria aboga, en este mismo sentido, por optimizar los recursos. “En Sanidad hay del orden de 50.000 contratos menores todos los años, que son contratos que se dan a dedo y, es una casualidad, que se han beneficiado de muchos de ellos hijos de altos cargos socialistas”.

En materia de autónomos, “igual hay que cambiar el paradigma y, en lugar de pedirles, ganen o no ganen dinero, más de 300 euros todos los meses, dejarles una tarifa lineal de 50 euros y que su jubilación vaya ligada a los impuestos que declaren. Sacaremos dinero negro a la luz y, probablemente, ellos estén más contentos y tengan mejores jubilaciones”.

Carrancio ha hablado también de las empresas como motor económico y de creación de empleo. En este aspecto ha lamentado que “algunos políticos se han dedicado a jugar a ser empresarios con el dinero de todos. El Gobierno de Ignacio Diego creó ‘Néstor Martin’ para hacer estufas de peor calidad que las de Hergóm, multinacional de matriz cántabra que paga impuestos aquí y a la que se hace competencia con dinero público. Revilla creó la fábrica de fibroyeso, que ha sido un agujero de dinero público. Mientras, los dueños de Aspla llevan años reclamado a la Administración 100.000 metros para una nueva factoría en Torrelavega y hemos sido incapaces de dotar de suelo industrial”.

OlaCantabria lleva en su programa electoral la dinamización de la agricultura, ganadería y pesca y el arraigo de la población en el medio rural. En este aspecto, “tenemos un problema de  vaciado de pueblos, porque hay que conseguir llevarles servicios de la misma calidad que en la ciudad. No puede ser que no llegue la banda ancha o que no tengan acceso fácil y rápido a la sanidad o a la educación. Están dando subvenciones a líneas de autobuses que no dan servicio porque van vacías. Pues pon un taxi a demanda porque a la Administración le va a salir más barato y el ciudadano va a estar más cómodo”.

Ha señalado que “se están gastando también dinerales en subvenciones a los ganaderos, cuando igual les convendría, en vez de recibir esas ayudas sueltas, tener una renta mínima garantizada por la Administración por todas las desventajas que tienen por vivir en el campo y mantenerlo vivo”.

OlaCantabria cree necesario, por otro lado, crear una central de cruceros en el puerto de Santander. “Se habla constantemente de desestacionalizar y traer turismo de calidad. El viajero de los cruceros es de los que más dinero, por cabeza y día, deja en los sitios a los que va. Santander tiene el mejor puerto de todo el norte de España para ello, pero resulta que no se acude ni a las ferias relacionadas con este sector”.