JUICIO POR TRÁFICO DE DROGAS CONTRA DOS ACUSADOS, UNO DE ELLOS VECINO DE CASTRO

514

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria acogerá el próximo miércoles día 25, a partir de las 10 de la mañana, el juicio por tráfico de drogas contra dos acusados de traficar con cocaína y hachís, uno de ellos vecino de Castro Urdiales.

Según el escrito de la fiscalía, el primero de ellos se dedicaba al tráfico de cocaína en un piso que tenía en Galdácano, de donde, en una ocasión, la policía observó que una persona (ya fallecida) salía llevando una caja que contenía una tableta de un kilo que resultó ser cocaína.

En la entrada y registro del citado piso se obtuvieron 33.500 euros en billetes fraccionados procedentes del tráfico de drogas, varias bolsas de plástico que contenían 242 gramos de cocaína valorada en 16.227 euros, básculas de precisión y sustancia para cortar la droga.

Además, en la vivienda habitual del acusado, situada en Castro Urdiales, la policía encontró documentos de identidad de diversas personas, billetes de avión al extranjero a nombre de terceros, un gran número de terminales móviles, décimos de lotería, numerosos resguardos de envío de dinero al extranjero y diez botes de una sustancia para cortar droga.

En un vehículo que el acusado había alquilado, se encontraron 3.500 euros procedentes del tráfico de sustancias estupefacientes.

Por otro lado, los agentes de la autoridad llevaron a cabo el registro de un almacén situado en Santander que utilizaba el segundo acusado y al que el primero acudía en breves visitas.

En el almacén del segundo acusado se intervinieron 2,8 kilos de resina de cannabis y 6 gramos de cocaína, sustancias que guardaba para su distribución entre terceros y que han sido valoradas en 16.600 euros y 150 euros, respectivamente.

También se encontraron en el almacén bolsas con billetes de diverso valor, que ascienden a un total de 293.750 euros.

Los hechos constituyen, a juicio de la fiscalía, dos delitos contra la salud pública de sustancias que causan grave daño, merecedores de una pena de ocho años de prisión y multa de 90.000 euros para el primero, que es reincidente; y cuatro años de prisión y multa de 20.000 euros para el segundo.