LA ACTIVIDAD DE LA ASOCIACIÓN BANDA DE MÚSICA DE CASTRO TENDRÁ QUE CESAR SI EL AYUNTAMIENTO SIGUE SIN DARLES UN LOCAL

184

Asociacion Banda de Musica en Coso_2 Asociacion Banda de Musica en Coso_3

16 JULIO 2015 /

El actual equipo de Gobierno (CV-PSOE) ha vuelto, en lo que va de legislatura, a hacer uso de los miembros de la Asociación Banda de Música de Castro Urdiales, formada por los integrantes de la antigua Banda Municipal. Un colectivo que, como ha señalado en Castro Punto Radio su presidente, Ángel Ricondo, no tenía buena sintonía con los anteriores gobernantes que “no nos dieron la oportunidad de participar en las fiestas”.

Con el cambio en el Ayuntamiento “llevamos cuatro actuaciones y con la de El Carmen de hoy serán 5”. En cualquier caso, el colectivo sigue con los mismos problemas y que giran en torno, principalmente, a la ausencia de un local en el que ensayar y continuar con su actividad.

Ayer se reunieron con la concejala de Cultura, Elena García Lafuente y no salieron contentos. Es más, “mi sensación fue mala”, ha reconocido Ricondo que solicitó se les prestará el Centro Musical Ángel García Basoco y “me dijo que, en un principio, no estaba muy de acuerdo en que vayamos, aunque no justificó por qué”. La asociación defiende que es el sitio idóneo y no encuentran explicación a esta actitud cuando “esa instalación se acondicionó en su día, gastando el Ayuntamiento mucho dinero en insonorizarla para que no se molestara a los vecinos.”.

Ricondo cree que todas las agrupaciones musicales deberían hacer uso del Basoco, “como los remeros están en el pabellón náutico y los futbolistas en Riomar”, y ha rechazado otra propuesta de que “compartamos el local que tienen Los Mezclaos” pero “es que no entramos y los compañeros de ese grupo nos han comentado que empiezan a tener problemas con los vecinos”.

La asociación espera que la concejala “se lo piense bien y en la reunión que tenemos prevista para mañana nos diga que nos deja entrar en el centro musical, donde tenemos las partituras, los instrumentos de percusión y toda la infraestructura necesaria”.

De no ser así, “no podremos seguir hacia adelante. Seguiríamos como asociación, porque estamos registrado en el Gobierno de Cantabria, pero tendríamos que cesar en la actividad ya que necesitamos unos servicios que, si no se nos prestan por parte del Consistorio, haría imposible nuestra continuidad”.

Ricondo se ha quejado también de que en las cuatro actuaciones que han realizado hasta ahora en lo que va de legislatura, “no nos han ofrecido un local para cambiarnos y dejar las fundas de los instrumentos. Éstas se han quedado en los coches, los chicos nos hemos cambiado en los vehículos y las chicas han tenido que ir a los baños de los bares. No veo cuál es el problema de abrir el Basoco unos minutos antes y después de las actuaciones”. Para hoy, “nos han ofrecido el Pabellón de Actividades Náuticas”.

Al margen de este asunto, desde el colectivo han elaborado un proyecto que han presentado a la concejala y que consistiría en que “como con la deuda del Ayuntamiento es inviable hacer una banda de profesionales como había antes, hemos planteado una idea para que Castro tenga una banda potente y grande. Se hace en otras ciudades importantes de España. Los músicos no cobrarían de las arcas municipales, sino que lo que se hace es una escuela potente que sea una máquina de hacer músicos para integrar la banda. Los alumnos tendrían una hora de su instrumento y cuatro horas semanales de ensayos aproximadamente con la banda para que pueda poner en práctica su actividad. Al Ayuntamiento esto le beneficia porque con la cuota que pagan los alumnos al mes se pagaría casi al profesorado. El Consistorio se encargaría del mantenimiento del local, luz, agua para después acordar un calendario de actuaciones en las fiestas. Es la única forma de hacer una buena banda y que el coste sea el menor posible”.

Ante esto, “la concejala me adelantó un poco que la actual escuela es ilegal y que igual no está muy bien como está. Por lo que hablamos, el PP sacó una ley que dice que las escuelas tienen que pertenecer al Gobierno de Cantabria, no a los ayuntamientos. Ayer lo poco que pudimos hablar, Elena me comentó que no sabían qué iban a hacer, quedó todo en el aire”.

La asociación podrá acceder a las subvenciones municipales a partir del año que viene. “Nos han comentado que van a dar ayudas pero que los proyectos que se presentan por parte de los colectivos están muy mal elaborados y, por tanto, los técnicos municipales van a dar pautas de cómo hacerlos”.

Ricondo ha asegurado que “el otro día me he enterado, porque me lo ha dicho el actual equipo de Gobierno, que no constábamos como inscritos en el registro de asociaciones del Ayuntamiento, pese a que en 2012 yo fui personalmente y lo hice”.

Imágenes de Salvador Barquín. La Asociación Banda de Música de Castro durante el pasado Coso Blanco.