LA AMPA DEL COLEGIO MIGUEL HERNÁNDEZ ENTREGA EN EL AYUNTAMIENTO UNAS 450 FIRMAS PIDIENDO SEGURIDAD VIAL EN LAS ENTRADAS Y SALIDAS AL CENTRO

EL COLECTIVO RECUERDA CÓMO, ANTES DE LA PANDEMIA, “LA POLICÍA LOCAL CORTABA LA CALLE PERO, DESPUÉS DEL CONFINAMIENTO, EL SERVICIO SE DEJÓ DE PRESTAR”

683

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del Colegio Miguel Hernández ha registrado en el Ayuntamiento unas 450 firmas solicitando seguridad vial en los accesos y salidas a este centro educativo, ubicado en la calle Siglo XX.

Como ha señalado en Castro Punto Radio la presidenta de la AMPA, Amaya Merino, “hasta que comenzó la pandemia, la Policía Local cortaba la calle coincidiendo con las entradas pero, una vez se retomaron las clases tras el confinamiento, el servicio no se volvió a prestar”. Ha añadido que “presentamos una instancia a la Policía solicitando que se retomara y nos respondieron con un correo electrónico en el que reconocían que la regulación vial es su competencia, pero que no se hacía en este caso por falta de instrucción del subinspector y que las patrullas ciudadanas tienen otras funciones”.

Por el momento, la alternativa que les ha planteado el Ayuntamiento es que los niños accedan por la puerta trasera, en la zona de la calle La Rúa. Desde la AMPA “no creemos que ésa sea una entrada digna para los alumnos. Dice el Consistorio que es una calle peatonal, pero lo cierto es que hay tráfico de carga y descarga. Es un acceso en el que siempre hay charcos de pis, cristales y cacas y, además, ahora han vallado la parte que coincide con el edificio de la antigua fábrica de Lolín, con lo que hay menos espacio. Lo que queremos es que se garantice la seguridad por la entrada principal, que es la de Siglo XX. Si la Policía no puede venir todos los días, al menos que lo haga algunos”.

Además de las firmas, desde la AMPA se ha presentado al Ayuntamiento un Plan de Actuaciones en seguridad vial en el colegio. Entre otras cosas, piden que “se tomen medidas por parte de la Policía indicando horas de salida y entrada al centro educativo, que se cambien algunas señales para que se vean mejor los límites de velocidad, que se instalen badenes y se repongan algunas barandillas que faltan y que hacen que los vehículos se suban a la acera”. Del mismo modo, “sería interesante poner en marcha una campaña de sensibilización en materia de movilidad para que se use menos el coche a la hora de dejar a los niños en el colegio”.