LA ASOCIACIÓN DE AUTÓNOMOS PIDE “FLEXIBILIDAD Y AGILIDAD” EN EL REPARTO DE LAS AYUDAS NACIONALES Y REGIONALES PARA PALIAR LOS EFECTOS DEL COVID

ATA ESTÁ NEGOCIANDO CON EL GOBIERNO CENTRAL LA INCLUSIÓN DE SECTORES DE ACTIVIDAD NO RECOGIDOS EN EL DECRETO

296

El pasado sábado entraba en vigor el decreto a nivel nacional que aprueba una línea de ayudas directas a autónomos y pymes por importe de 7.000 millones de euros. Desde ese momento, desde la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) están en conversaciones con el Ministerio “y hemos conseguido que se den cuenta de que quedaban sin ayuda 200.000 autónomos”, como ha señalado la presidenta de la asociación en Cantabria, Ana Cabrero.

En declaraciones a Castro Punto Radio ha dicho que “se contemplan 95 epígrafes de actividades económicas, pero quedan fuera, por ejemplo, peluquerías, autoescuelas, la formación no reglada, los comercios de suvenires o los de decoración”.

El hecho de que, además, sean las comunidades autónomas las que gestionen el reparto de esas ayudas “supone preparar unos sistemas para ello y nos tememos que se produzcan retrasos de, al menos, un mes para cobrar”. Por eso ha pedido a la administración regional “flexibilidad y agilidad”, teniendo en cuenta también que deberán encargarse de la gestión de las ayudas regionales aprobadas hace unos días por importe de 10,8 millones (8,8 para comercio, hostelería y turismo; y 2 más para cultura y deporte).

Cabrero ha valorado positivamente las ayudas aprobadas a nivel nacional, aunque ha lamentado que “llegan tarde porque mucha gente ya se ha quedado por el camino”. Ha explicado que son aportaciones “a empresas viables afectadas por la pandemia y no es un rescate a aquellas que estaban en apuros antes del coronavirus. Se deben destinar a pago de deuda y proveedores desde el 1 de marzo de 2020 al 31 de mayo de 2021 y los beneficiarios tienen que mantener la actividad hasta junio de 2022”.

Sobre las ayudas regionales, se ha congratulado de que “se incluyan más actividades económicas afectadas” y ha insistido en pedir agilidad en el reparto porque “de nada sirve que las aportaciones económicas lleguen dentro de dos meses”.