COORDINADORA DEL CENTRO DE SALUD COTOLINO: “LOS PROFESIONALES SANITARIOS ESTAMOS CANSADOS, PERO FIRMES PARA SEGUIR”

LAS CITAS PROGRAMADAS SE HAN ANULADO Y CADA MÉDICO ESTÁ ATENDIENDO POR TELÉFONO UNAS 70 CONSULTAS CIUDADANAS DIARIAS 

416

La coordinadora del Centro de Salud Cotolino, Pilar Machín, ha señalado en Castro Punto Radio que los profesionales sanitarios en el municipio “estamos cansados, pero con ánimos de seguir adelante. El trabajo se está sacando, las instrucciones cambian de un día para otro y nos adaptamos y reorganizamos. En los dos centros de salud de Castro nos sentimos firmes para seguir adelante y con todo el personal trabajando”.

Se ha referido al apoyo ciudadano que están recibiendo y que “es un empujón importante” y ha destacado también el hecho de que “la población está respondiendo muy bien cuando se les comunica que se anulan sus citas programadas. Lo entienden perfectamente y a los centros únicamente están viniendo las urgencias imprescindibles y llaman sólo cuando tienen que llamar”.

Las consultas se están realizando vía telefónica. “El paciente llama, se le toman los datos y después un médico responde. Cada profesional sanitario puede estar atendiendo unas 70 llamadas al día”.

Llamadas que tienen que ver, fundamentalmente, con asuntos y dudas sobre dolencias al margen del coronavirus  y también algún tema burocrático o para conocer el resultado de determinadas analíticas”. Machín ha pedido que “esas llamadas sean para cosas muy concretas y más o menos urgentes”.

Por lo demás, “cualquier persona que tenga síntomas respiratorios, aunque sean leves, debe ponerse en contacto con el teléfono del Coronavirus (900 612 112) o con los centros de salud (Cotolino 942 86 91 69 y La Barrera 942 86 91 61) para, como mínimo, realizar una consulta. Mejor desde casa sin acudir al centro sanitario”.

Machín ha detallado algunas cuestiones que considera son urgentes como para acudir al centro de salud: “pérdida brusca de conciencia, pérdida brusca de fuerza en extremidades, pérdida brusca de audición o visión, mareo intenso, dolor de cabeza muy intenso, convulsiones, dolor en el pecho opresivo, palpitaciones, dolor abdominal intenso, fracturas, heridas, hemorragias, lesiones en la piel de aparición brusca o un dolor muy intenso que no cede con calmantes habituales”.

Cuando un ciudadano acude al centro de salud, “hay un médico de triaje en la puerta y procura que no se pase al interior. Si se puede resolver la consulta en la puerta, donde hay un biombo, se hace. Si el paciente tiene algún síntoma respiratorio y es imprescindible más valoración, se le pone una mascarilla y pasa al interior. Estamos intentando tener guantes también para los pacientes, aunque algunos llegan con los suyos propios”.

Todas las citas médicas se han anulado y “sólo en los casos de gente que estuviera en seguimiento por una patología, se está intentando que los análisis se realicen. Ante cualquier duda de un paciente que tenga una enfermedad grave, debe llamar al centro de salud para informarse”.

Lo más importante es “aplicar el sentido común, que es lo que están haciendo los ciudadanos, actuando con mucho criterio”, ha dicho Machín.

Para terminar ha trasladado que disponen del material de protección necesario. “Llega lentamente, pero los profesionales disponemos de ello. No hay un almacenamiento gigante, pero sí tenemos, de momento, lo suficiente”.