PRISIÓN COMUNICADA Y SIN FIANZA PARA LA DETENIDA TRAS EL HALLAZGO DE UN CRÁNEO EN CASTRO

1741

El juez ha acordado la prisión provisional comunicada y sin fianza de la mujer detenida en relación con la aparición de un cráneo en una caja en Castro Urdiales.

La detenida ha entrado en los juzgados de Cotolino sobre las 10.30 horas, fuertemente escoltada por dos coches con las lunas tintadas, que han accedido al edificio por el garaje, y ha salido pasadas las dos de la tarde.

Además, la Policía Científica ha vuelto sobre las diez de la mañana al domicilio de la mujer, en el número 12 de la calle Padre Basabe, para continuar la inspección del inmueble, junto con un perro de aguas, ‘Marley’.

De esta manera, los agentes han continuado las labores de inspección que llevaron a cabo ayer por la tarde y que se prolongaron hasta las diez de la noche.

La mujer, Carmen M., de 61 años, gaditana y vecina de Castro desde hace varios años, fue detenida este fin de semana en el edificio Mar Llana de la calle Padre Basabe, después de que supuestamente hubiera entregado hace meses a una amiga la caja con el cráneo, cuya identidad podría corresponder a su pareja, Jesús Mari Baranda, castreño de 67 años de edad, que estaba desparecido desde el pasado febrero.

La amiga de la detenida encontró la cabeza dentro de la caja al abrirla, en la madrugada del viernes al sábado y, tras el hallazgo, tuvo que ser atendida por servicios sanitarios y trasladada en ambulancia al Centro de Salud Cotolino.

La causa será instruida por el Juzgado nº 3, donde ya se han incoado diligencias previas y se ha ratificado el secreto de las actuaciones acordado previamente por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2.

La Guardia Civil no ha concretado en qué estado se encontraba la cabeza ni ha confirmado oficialmente la identidad de la víctima.

La investigación sigue abierta y el grupo de delitos contra las personas de la Guardia Civil de Cantabria cuenta para ello con apoyo de especialistas de este Cuerpo de Madrid.