LA EMPRESA QUE HA CONSTRUIDO LA PISTA DE PUMP TRACK DE CASTRO DA TODOS LOS DETALLES SOBRE EL DISEÑO DE LA INSTALACIÓN

SEÑALA QUE "QUIZÁ SEA UNA DE LAS MÁS COMPLETAS QUE HAY EN TODO EL NORTE DE ESPAÑA"

497

Como ha informado el Ayuntamiento, hoy viernes se abre a todos los públicos la pista de Pump Track ubicada en la parcela del alto de la Cruz junto a la carretera Castro-Mioño. Uno de los responsables de la empresa Pool Sport (Zuin Bikeparks) que se ha encargado de la construcción de esta instalación deportiva, José Diego Molina, ha aportado en Castro Punto Radio todos los detalles sobre una pista que, como ha señalado, “quizá sea una de las más completas que hay en todo el norte de España”.

Ha comenzado explicando que una pista de Pump Track es “un circuito cerrado en el que, con bicicletas, skates o patinetes, se va rotando todo el tiempo, comunicando las zonas mediante inercias, intentándose que no sea necesario pedalear o impulsarse para hacer todo el recorrido”.

El diseño de una instalación de estas características “se hace en función al emplazamiento con el que se cuente”. En el caso de Castro, “se nos pidió un una pista de uno 1.200 metros cuadrados que se ha ejecutado realizando un circuito principal interior, al que todo el mundo puede acceder sin dificultad, y una línea de meseta y saltos para poder realizar trucos, completando más el diseño, que tiene una forma ovalada con distintas variantes”.

Aunque existen pistas de tierra, se ha optado por una asfaltada, en línea con “la tendencia en Europa desde hace unos años para facilitar el acceso de todo tipo de bicicletas y también skates y patinetes. Además, la tierra supone un esfuerzo importante en lo que a mantenimiento se refiere”.

La técnica que se emplea para el asfaltado es “totalmente artesanal. Llega un camión con asfalto que se va descargando poco a poco y echando en el terreno. Se perfila a mano y se compacta con unas pequeñas bandejas compactadoras, a base de muchas horas y cariño”.

La instalación “no requiere mucho mantenimiento, al margen del de la campa lateral que hay en la zona”. El material empleado para la pista “tiene bastante durabilidad y no se suele romper mucho porque no sufre un peso grande. Con el paso del tiempo puede pasar que salga alguna pequeña grieta, a los cuatro o cinco años, lo que se puede arreglar perfectamente”.

La Pump Track de Castro podría acoger competiciones, como ha señalado Molina, “porque la normativa dice que, mientras sea un circuito cerrado y que se pueda hacer sin pedalear, puede albergar competiciones”.