LAS 87 EXPLOTACIONES GANADERAS BOVINAS DEL MUNICIPIO “ESTÁN EN UNA SITUACIÓN SANITARIA FANTÁSTICA”

LA DIRECTORA GENERAL DE GANADERÍA EXPLICA LOS DETALLES DE LA CAMPAÑA DE SANEAMIENTO INICIADA AYER

272

Ayer, 18 de enero, se puso en marcha la Campaña de Saneamiento Ganadero en Cantabria que deberá estar finalizada el 31 de marzo.

Esta campaña aplica unos programas sanitarios para el control de determinadas enfermedades que son objeto de erradicación. Se trata de una toma de muestras, tanto cutáneas como de sangre, de dos enfermedades en concreto: la Tuberculosis Bovina y la Brucelosis Bovina.

Beatríz Fernández, Directora General de Ganadería de Cantabria, señalaba en Castro Punto Radio que, en nuestro municipio, tenemos 87 explotaciones ganaderas bovinas, y están “en una situación sanitaria fantástica, sin ningún caso positivo. Por tanto, la campaña de saneamiento en esta zona es pura rutina”, aunque hay que cumplir con los calendarios que establecen las normativas europea y española.

A nivel regional, desde el foco de brucelosis en la comarca occidental de 2017, “el avance ha sido favorable y positivo. En estos momentos, la prevalencia de la Tuberculosis es prácticamente inexistente, y la Brucelosis ha descendido a niveles por debajo del  1%”.  La responsable de Ganadería aseguraba que estamos en un buen momento, “después de muchos años en los que los ganaderos han sufrido lo que supone tener un caso positivo en su explotación”.

Los titulares de las explotaciones deben aportar los medios necesarios para que las actuaciones sanitarias se realicen con las debidas garantías de seguridad, tanto para los animales como para el personal que las lleva a cabo. Por tanto, si las explotaciones carecen de medios materiales o humanos, las pruebas sanitarias no se podrán efectuar hasta que éstos sean aportados por los titulares de las mismas.

En caso de necesitar más información, se ha habilitado el teléfono 942 20 78 25 para las personas interesadas.

En cuanto al impacto de la pandemia en el sector, Fernández recordaba que fue declarado “esencial” en marzo del año pasado, junto a agricultores y pescadores. “El cierre de los canales de la hostelería y la situación económica en general les está repercutiendo. Pero, dentro de lo que cabe, están sobreviviendo y haciéndose fuertes, demostrando que son un sector responsable con un compromiso brutal”.