LAS EMPRESAS DEL POLÍGONO DE LA TEJERA RECLAMAN UNA SOLUCIÓN PARA QUE NO SE REPITAN LAS INUNDACIONES

HABLAMOS CON LOS RESPONSABLES DE CASTROGRÉS, R-GYM Y FRC MOTOS

919

Tras el temporal de lluvias que provocó el desbordamiento del río Brazomar el pasado sábado, con consecuencias en toda la zona de Brazomar y en algunos puntos de las juntas vecinales, hemos hablado en Castro Punto Radio con responsables de empresas en el Polígono de La Tejera, que se vio muy afectado.

Uno de los responsables de Castrogrés, Juan Liendo, ha trasladado que “nos hemos centrado el fin de semana en limpiar pasillos y distintas zonas para poder abrir hoy. Tuvimos una altura de agua sobre 20 centímetros y, cuando todo eso sale, queda una capa de barro de dos centímetros que es lo que más te fastidia”.

Lo que ahora les queda es “mucha labor de limpieza y una pelea con los seguros que, en temas de limpieza no suelen entrar”. Ha afirmado que “no es un siniestro de mucho valor económico para nosotros, pero sí de mucho trabajo de limpieza”.

Ha contado que “el río subió a mucha velocidad y no dio tiempo a nada. Nos cogió de repente hasta el punto que tuvimos que salir por la parte de atrás del polígono”.

Liendo ha agradecido “la colaboración del Ayuntamiento que está limpiando la zona”. En cualquier caso, “deberemos empezar a tomar en serio la situación y abordar algo en esta zona porque no nos podemos permitir que esto pase cada cierto tiempo. La vez anterior fue muy gorda y tardamos tiempo en recuperarnos. Yo no soy ingeniero, pero las autoridades competentes deberían tomar medidas y nosotros, como polígono, vamos a empezar a mover ficha porque esto no puede ser y, si hay alguna pequeña solución, que la pongan en marcha”.

Sobre las consecuencias de la riada hemos hablado también con Richard Marro, responsable del gimnasio R-Gym. Ha contado que “cuando desbordó el río, quedó todo anegado y con tres palmos de agua y barro”. Hoy han podido abrir “habilitando una pequeña zona, pero las instalaciones están un poco patas arriba. Todos los elementos electrónicos que estaban a ras de suelo han quedado anegados. La maquinaria es de metal y tiene parte oxidativa. Ahora estamos en manos de los seguros”. Han hecho una estimación del coste de los daños y calculan que en este gimnasio, “serán entre 5 y 6.000 euros”.

Al igual que Liendo, ha dicho que “todo fue muy rápido. Abrimos a las 8 y a las 9:30 el río ya se estaba desbordando. Tuvimos que evacuar a toda prisa y en cuestión de una hora el agua nos llegaba a la rodilla”.

Es consciente de que “cuando pasa una cosa de éstas suele ser multicausal. Entre que igual no se ha mantenido bien el lecho del río y coincidiendo con pleamares vivas, puede pasar algo así”. En cualquier caso, “hay que tomar una medida estructural a largo plazo. Sabemos que estamos en terreno inundable, pero ya estamos trabajando aquí y hay que dar la solución más eficaz”.

Por último, ha contado su experiencia Roger Firvida, responsable de FRC taller de reparación de motocicletas. Ha explicado que “ha sido un fin de semana muy duro, en el que todo pasó de forma muy rápida. Una vez bajó la marea pudimos dejar todo más o menos operativo para intentar funcionar hoy, aunque seguimos con labores de limpieza”.

Por desgracia para esta empresa “hay cosas que no podemos tener a una altura prudencial, como las máquinas elevadoras. Llegar y ver que ninguna está funcionando es desesperante. Hemos llamado al servicio técnico y estamos esperando que nos den una solución para poder seguir trabajando”. Mientras tanto, “estamos recepcionando trabajos y confiando en poder volver a tener todo en perfectas condiciones en un espacio breve de tiempo”.

Esas máquinas elevadoras, dos, “me tienen preocupado porque no funcionan. Espero que sea sólo tema de humedades y vuelvan a funcionar. Las pusimos nuevas en verano y nos constaron 10.000 euros, sin contar otros daños”.

Según Firvida, “sabemos que el tema de la limpieza del cauce del río se reclama de hace más de 10 años y está pendiente hacer algún tipo de contención en la zona donde más erosiona el río y más velocidad coge. Estamos de acuerdo que ha sido un cúmulo de mala suerte y de unión de circunstancias, pero aquí nos ha dado un gran disgusto a todos”.