LAS OBRAS QUE PERMITIRÁN ABRIR AL COMPLETO EL POLIDEPORTIVO DE SÁMANO COMIENZAN LA SEMANA PRÓXIMA

268

Polideportivo de Sámano (4)

4 AGOSTO 2016 /

Las obras para acondicionar el polideportivo de Sámano y poder abrir la instalación al completo, incluida la piscina, comenzarán la semana que viene. Así lo ha dicho en Castro Punto Radio el presidente de la Junta Vecinal, José María Liendo, tras hablar con el arquitecto municipal.

El pedáneo se ha congratulado del comienzo de este proyecto, incluido dentro de las ayudas regionales del conocido como ‘Plan Diego’ y por el que ya apostó el PP en la pasada legislatura, como ha recordado Liendo, porque “conocemos cuál es la situación de saturación de la piscina del Peru Zaballa”.

Obras importante para Sámano, que se suman a los asfaltados que se realizarán en la pedanía, dentro del proyecto global que incluye todo el municipio. Trabajos que también “empiezan la semana que viene”.

Al margen de este asunto, y en relación a obras, Liendo ha anunciado que “están próximas a comenzar” las que tienen que ver con la conversión en centro social de las antiguas escuelas de Montealegre. El concesionario tiene intención de adelantar trabajo en septiembre, “una vez pase el mes de agosto, más complicado a la hora de adquirir materiales”.

Se trata de un espacio que “ha estado bastante dejado de la mano de Dios” con lo que la intención del pedáneo a la hora de poner en marcha esta medida era la de que “abriera sus puertas para ser un lugar de encuentro vecinal con un bar y el desarrollo de distintas actividades”.

A todo esto se suma el hecho de que con el ‘Plan Diego’ el parque infantil que hay en el exterior de este edificio será remodelado, dando como resultado un “un conjunto de encuentro importante”.

El adjudicatario de esta explotación lo es por 30 años, se tendrá que hacer cargo de las obras que supongan la remodelación y aportará, al mismo tiempo, “una pequeña renta mensual”. Liendo no ha podido especificar la cuantía concreta pero ha hablado de un importe que “no creo que llegue a los 200 euros”. Se trata de una cantidad “simbólica” porque “el objetivo era el de poner en valor un edificio que estaba en situación lamentable debido a la dejadez de la junta a la hora de cuidarlo”.