LOS CÁNTABROS TENDRÁN QUE ABONAR UN RECARGO EN SU FACTURA DE LA LUZ POR UN IMPUESTO TERRITORIAL QUE NO SE APLICÓ EN 2013 

SON 9,85 EUROS QUE SE PAGARÁN FRACCIONADOS EN UNAS 10 MENSUALIDADES

508

Los habitantes de diez comunidades autónomas, entre las que se encuentra Cantabria, verán incrementada la factura de la luz debido a un impuesto territorial que no se aplicó en el año 2013.

Como ha explicado en Castro Punto Radio Francisco Bautista, de la Unión de Consumidores de Cantabria, se trata de una tasa territorial que en 2013 había que cobrar, pero que no se hizo en nuestra región,  asumiendo ese coste las comercializadoras de electricidad en lugar de los clientes.  Estas empresas “pleitearon y ahora han obtenido el derecho a cobrar lo no cobrado”.

Algunas comunidades autónomas lo repercutieron en los usuarios, otras sólo una parte y algunas, nada. En el caso de Cantabria, “se tiene que pagar, por usuario, 9,85 euros que se irán repartiendo en la factura durante unas 10 mensualidades de algo más de un euro hasta completar esos 9,85”.

Las comercializadoras están remitiendo a los clientes unas cartas en las que, entre otras cosas, trasladan que “los peajes de acceso de energía eléctrica forman parte del precio de la electricidad y están destinados a cubrir diferentes partidas de costes del sector eléctrico con retribución regulada. Entre otros, cubren el coste de las actividades de redes (transporte y distribución de energía eléctrica) y producción a partir de fuentes de energías renovables, cogeneración y residuos con régimen primado.

En el año 2013, la normativa contemplaba que, en caso de que estas actividades eléctricas fueran gravadas con tributos de carácter autonómico, al peaje de acceso se le incluiría un suplemento territorial para los consumidores. En 2014 esta normativa fue revisada y se eliminó la obligación de repercutir este coste en los consumidores, que sí deben abonar lo correspondiente a 2013.

Bautista ha señalado que “el recargo es legal y poco se puede hacer para oponernos”.

Lo que sí ha criticado de nuevo es el sistema de facturación eléctrica, por el cual “más de la mitad son gastos fijos y no consumo real. Si quieres ahorrar, sólo te queda disminuir la potencia contratada”. Al mismo tiempo ha lamentado que “aquí gana todo el mundo: las empresas que mantienen la red, las administraciones que añaden un suplemento territorial sobre un impuesto estatal y gana el Estado porque tiene un impuesto especial sobre el sector eléctrico y porque tiene un IVA del 21%”.