LOS CONCIERTOS DEL FESTIVAL SÓNICA, QUE ARRANCA MAÑANA, FINALIZARÁN SOBRE LAS 12 PARA CUMPLIR CON EL TOQUE DE QUEDA EN EL CASO DE QUE SE IMPLANTE

LAS ENTRADAS Y SALIDAS SERÁN ESCALONADAS Y LAS CONSUMICIONES SE LLEVARÁN A LOS ASIENTOS POR PERSONAL DE HOSTELERÍA

824

Los conciertos del Festival Sónica, que arrancan mañana en el estadio Riomar con la actuación de Vetusta Morla, están diseñados para que “puedan terminar sobre las 12 de la noche para que, en caso de que finalmente se implante el toque de queda, la gente tenga tiempo suficiente para llegar a sus casas”. Así lo ha señalado en Castro Punto Radio uno de los organizadores, Ernesto Castañeda.

Como ha afirmado, “desde el primer momento hemos tratado de trabajar pensando en unos mínimos y teniendo en cuenta las distintas opciones que se podían dar en función de la evolución de la pandemia”. La apertura de puertas para el concierto de mañana está prevista a las 19:30 horas “y ya se están enviando correos electrónicos a los compradores indicándoseles, en base al lugar en el que se ubica su asiento, la hora a la que deben acceder, para facilitar los accesos de forma escalonada y ordenada. Lo mismo con las salidas. Además, estás todo sectorizado con distintos carriles en función de la zona en el que esté el asiento”.

La intención de la organización es que las actuaciones de los grupos teloneros comiencen sobre 20:30-20:45 horas y los artistas principales entre 21:45 y 22:15 horas.

El aforo de las actuaciones es de 2.500 personas y Castañeda ha querido enviar un mensaje de tranquilidad a los asistentes porque “las dimensiones son grandes y contaremos con seguridad privada, además de la que aporten las instituciones públicas”. Ha pedido “paciencia a los asistentes, sobre todo en entradas y salidas, intentaremos hacerlo lo mejor posible”.

Como estaba previsto, se habilitarán unas barras para consumiciones, pero “los asistentes no tendrán que moverse de su asiento. A través de una aplicación sencilla y un código QR podrán pedir y la consumición se les llevará a su a asiento”.

Las entradas para el concierto de mañana están prácticamente agotadas. Para el resto “la venta es algo menor y hemos visto, en las dos últimas semanas, un frenazo a medida que surgían las noticias sobre el aumento de contagios. Eso ha generado incertidumbre”, pero ha recalcado “la seguridad del evento”.

Para terminar y sobre la suspensión de la gira europea de Ben Harper, que iba a actuar en Castro el 25 de julio, ha dicho que “hemos estado intentado contratar otro artista internacional, pero es complicado por el empeoramiento de la situación sanitaria”. No obstante, “estamos viendo si es posible o no tener una última sorpresa, aunque no puedo adelantar nada aún”.

Imágenes del montaje del escenario: