LOS DAÑOS CAUSADOS POR TRES MENORES EN CONTENEDORES Y PAPELERAS EL SÁBADO RONDAN LOS 4.000 EUROS

LA CONDENA A LOS TRES DETENIDOS LA PONDRÁ UN JUEZ DE MENORES

558

Como ya hemos informado, la Policía Local ha detenido a tres menores (dos de 15 años y uno de 17) como presuntos autores de la quema de cinco contenedores y dos papeleras en la madrugada del sábado. Tal y como ha señalado en Castro Punto Radio el subinspector Jefe de la Policía Local, Domingo Lázaro García, cada uno de los contenedores está valorado en unos 1.000 euros. Por tanto, el importe de los daños supera los 400 euros del delito leve y “estaríamos hablando ya de un delito de daños”.

Una vez concluya la valoración concreta del importe de los desperfectos, “el Ayuntamiento y la empresa afectada se personarán en el procedimiento judicial para hacer la pertinente reclamación”. La condena a estos jóvenes “la pondrá un juez de menores en base a la Ley penal del menor, además de establecerse la responsabilidad civil para hacerse cargo de la cuantía de los daños ocasionados de los que deberán responsabilizarse los padres”.

De los cinco contenedores afectados, en la confluencia de las calles Avenida de la Libertad y Aureliano Linares Rivas, “uno se ha llegado a salvar y la UTE de limpieza dice que puede, con unos arreglos, seguir usándose. En las dos papeleras se inició el fuego, pero las llamas se pudieron extinguir y es posible que, con algún arreglo, puedan seguir funcionando”.

La rápida actuación de los bomberos impidió también que los incendios afectaran a otros bienes, aunque estuvieron en peligro algunos vehículos próximos a los contenedores quemados.

Lázaro García ha insistido en que “no se descarta que pueda haber más personas implicadas en los hechos, ni que los jóvenes detenidos puedan tener que ver con otros actos vandálicos similares”.

El jefe de la Policía ha señalado que “los menores que hacen este tipo de cosas quizá no son conscientes del daño que causan y, sólo cuando son sorprendidos e identificados y se les traslada a las dependencias policiales, empiezan a tomar conciencia de ello. Es una opinión personal, pero creo que puede haber algún defecto educativo para que no entiendan lo que supone destrozar la propiedad pública”.

Ha recordado que, “en los últimos años, hemos establecido diferentes dispositivos para vigilar, fundamentalmente, rutinas y lugares donde se producen este tipo de hechos. Además, se ha puesto en marcha una campaña desde el Ayuntamiento para concienciar a los jóvenes de que estos actos no le hacen a uno más guay o más valiente con respecto a sus amigos, sino que son hechos deplorables y destrozar mobiliario urbano es una acción estúpida”.

Para terminar, ha recalcado que, “para nosotros, es de una ayuda impagable que cualquier ciudadano que observe un hecho reprobable nos llame e informe de ello. Hacemos lo posible por ganarnos la confianza de los vecinos y que, cuando recibamos un aviso, podamos dar una respuesta que satisfaga el interés que se ha puesto en comunicar un suceso. En esta ocasión, hemos podido localizar y detener a los autores y, con ello, generar también un efecto ejemplarizante para que otras personas no se dediquen a hacer lo mismo”.