LOS PATINETES ELÉCTRICOS DEBERÁN CIRCULAR POR LA CARRETERA, A UN MÁXIMO DE 25 KMH Y CON UN ÚNICO OCUPANTE

ASÍ SE RECOGE EN LA NORMATIVA QUE PREPARA LA DGT Y QUE TAMBIÉN LIMITA A 30 LA VELOCIDAD DE TODOS LOS VEHÍCULOS EN EL CASCO URBANO

1673

Hace unos días informábamos de la intención de la Dirección General de Tráfico (DGT) de regular el uso del patinete eléctrico y prohibir su circulación y la de bicicletas por las aceras, dejando estos espacios de forma exclusiva a los peatones. El responsable de la DGT en Cantabria, José Miguel Tolosa, ha detallado en Castro Punto Radio que “el reglamento que incluye las medidas a tomar está prácticamente preparado y, si en un plazo razonable de tiempo hay un Gobierno nacional tras las elecciones, esa normativa se podrá poner en marcha de forma rápida”.

Un documento que, fundamentalmente, regulará el uso de los patinetes eléctricos, “que están proliferando y han venido para quedarse, lo que obliga a tomar ciertas medidas sobre un vehículo que encaja perfectamente en la búsqueda de la movilidad sostenible, pero que alcanza unas velocidad incompatibles con su circulación junto a los peatones”.

De esta forma, “deberán circular por la carretera y no podrán hacerlo a más de 25 kilómetros por hora. Únicamente podrá ir sobre ellos una persona y van a tener que disponer de un certificado que habilite su uso porque, ahora mismo, cualquier artefacto que esté incluso fabricado en casa puede circular”. Al mismo tiempo, “se deja la puerta abierta a los ayuntamientos para que creen un registro y tener controlado ese tipo de vehículos” porque, la de la DGT “será una normativa básica que después, cada Consistorio podrá desarrollar”.

Esta norma se centra en el uso del patinete porque la bicicleta ya tiene su regulación por la que sólo los menores de 16 pueden circular por la acera. En el caso de los patinetes eléctricos “no habrá tal excepción en principio, salvo que se bajen del mismo y vayan caminando”.

Junto a la regulación del uso del patinete, esta normativa incluye una “limitación a 30 kilómetros por hora en la velocidad de todas las vías de cascos urbanos que tengan sólo un carril en cada sentido, que son la mayoría. Es un tema de futuro y de movilidad, y hay estudios que dicen que con esa limitación se producen menos ruido y contaminación y las consecuencias de un accidente son más leves”.

Además, “esa limitación favorecerá que bicicletas y patinetes pudieran ir por la carretera porque la velocidad será perfectamente compatible con la de los coches”.

RADARES INOPERATIVOS

Al margen de este asunto, Tolosa ha confirmado que los radares fijos en la A-8, a la altura de Saltacaballo y de Mioño (en dirección Bilbao y Santander, respectivamente), no están funcionando. “Han tenido un año con averías prácticamente continuas y después les tocó también la revisión. A eso se han unido problemas de mantenimiento con la empresa que se encarga de ello y, prácticamente todo el año han estado sin actuar. No obstante, lo que se ha hecho es redoblar la presencia de los radares móviles en vehículos camuflados de la Guardia Civil”.

Para el responsable de la DGT en Cantabria “lo importante en estos casos es que hablemos de la siniestralidad en la zona, que se ha reducido considerablemente y no se registran fallecidos desde julio de 2017. No obstante, mientras haya un sólo accidente tendremos que seguir tratando de implantar mejoras”.

Imagen de archivo de Muchocastro.com