LOS TÉCNICOS DE EMERGENCIAS SANITARIAS YA HAN SUPERADO LOS 2.000 KILOS DE PRODUCTOS PARA EL BANCO DE ALIMENTOS DE CANTABRIA

LOS PUNTOS DE RECOGIDA DE CASTRO ESTÁN EN LOS CENTROS DE SALUD. LA CAMPAÑA FINALIZA EL 25 DE MAYO

546

Los técnicos de emergencias sanitarias de Cantabria se han unido para poner en marcha una campaña de recogida de alimentos a beneficio del Banco de Alimentos de la región, que arrancó la primera semana de mayo.

Fernando Obregón, uno de los miembros de este colectivo sanitario, destacaba en Castro Punto Radio que durante la crisis “la respuesta de la sociedad cántabra ha sido asombrosa a todos los niveles. Hasta cierto punto no lo esperábamos y nos ha llenado de orgullo ver las muestras de cariño de la gente y todo lo que han donado, mascarillas, batas, pantallas protectoras…. Estamos muy agradecidos”.

Todo comenzó con una donación de alimentos de los propios técnicos de emergencias. En estos momentos la necesidad es considerable y se sentían “en deuda con la población y no se nos ocurrió mejor manera de devolverles el favor que intentando paliar las necesidades que ahora tienen”. A partir de ahí, se sucedieron los ofrecimientos de otras personas y entidades para donar y abrieron el abanico a toda la sociedad. “La respuesta ha sido espectacular”, aseguraba.

Obregón ha explicado que se han establecido puntos de recogida en toda la región. En Castro, dichos puntos están en los centros de salud y hay un responsable de zona con el que se puede contactar para informarse o resolver dudas; su nombre es David y el teléfono es el 680 504 491.

Actualmente los alimentos y artículos de higiene infantiles parecen ser lo más demandado, especialmente por sus precios, pero “no queremos condicionar a nadie. Cada uno que done lo que considere porque todo será bien recibido y las familias lo van a agradecer”.

El plazo de recogida finalizará el lunes 25 de mayo aunque, a día de hoy, ya han superado los 2.000 kilos de productos. Pasan una vez por semana para recoger las donaciones en los lugares asignados y las almacenan en un local cedido por una asociación de vecinos de Santander. A finales de mes las clasificarán y entregarán al Banco de Alimentos de Cantabria.