LOS TRABAJADORES DE LIDL EN CASTRO NO SECUNDARON MAYORITARIAMENTE LA HUELGA DE AYER POR “PRESIONES DE LA EMPRESA”

659

Lidl Castro

5 JULIO 2016 /

Todos los trabajadores de los supermercados Lidl de España estaban llamados ayer a la huelga, como protesta por el nuevo convenio laboral aprobado, que hace peligrar algunas de las condiciones de trabajo que tenían hasta el momento.

En Cantabria, además, se da una situación un tanto especial, teniendo en cuenta que el pasado año aprobaron un convenio para los establecimientos de la Comunidad Autónoma. Sobre esta situación hemos hablado en Castro Punto Radio con Carlos Hernández, presidente del Comité de Empresa de Lidl en región y miembro del sindicato CCOO.

Como ha explicado, “todo empieza el año pasado. Hacia el mes de agosto, nosotros estábamos negociando un convenio a nivel regional, que firmamos en diciembre y que tenía unas condiciones bastante aceptables”. Tras esto, “nos enteramos por casualidad de que la empresa a nivel nacional está negociando otro convenio con los dos grandes sindicatos, UGT y CCOO”.

Tras tener conocimiento de esta situación “nos pusimos en contacto con la empresa y los sindicatos e hicieron caso omiso al hecho de que no estábamos de acuerdo con el borrador de dicho convenio”. En un primer momento no hubo acuerdo entre Lidl y sindicatos y ante la convocatoria de huelga aprobada por los trabajadores para diciembre, “esas negociaciones se rompieron por el miedo de la empresa de verse afectada en plena época navideña”.

Para sorpresa de los trabajadores, pasadas esas fechas señaladas, se retomaron de nuevo las conversaciones empresa-sindicatos y se aprobó el convenio a nivel nacional que, entre otras cosas, “supone perder la antigüedad en Cantabria, días de vacaciones, 12 horas de médicos, días de asuntos propios, 12 horas de médico, en zonas de afluencia turística se trabajan domingos y festivos…”.

Aquí en Cantabria, con todos estos cambios y en cuanto a los salarios, se hace distinción entre dos tipos de trabajadores: “los antiguos, que más o menos mantenemos el salario base, y los nuevos a los que no se aplica para nada todo lo que aprobamos en el convenio regional, sino que se rigen directamente por el nacional y su jornada laboral es de lunes a domingo”.

De los aproximadamente 15 trabajadores que tiene el supermercado de Castro Urdiales, ayer secundaron la huelga únicamente dos. Carlos Hernández entiende “que la gente tenga miedo a perder su empleo y, por eso, lo respeto”. En cualquier caso, ha añadido un episodio que le ha enfadado y que, según ha contado, tuvo lugar de forma previa a la huelga. “El Jefe de Ventas fue preguntando uno por uno a los trabajadores de Castro si iban a secundarla y eso es, sin duda, condicionar. Es ya una medida de presión suficiente para los trabajadores. Hablé con él y me dijo que no era cierto, pero tengo testigos que demuestran lo contrario”.

La semana que viene están previstas nuevas reuniones de los sindicatos porque “seguramente seguiremos con las protestas”.