EL PARKING AMESTOY LLEGA A UN ACUERDO CON EL AYUNTAMIENTO PARA REBAJAR EL PRECIO DE ALQUILER DE PLAZAS A LOS EMPADRONADOS

LA GERENCIA DEL APARCAMIENTO "INTENTA ATAJAR LOS ACTOS VANDÁLICOS" EN LA INSTALACIÓN "AUNQUE HAYA TENIDO QUE SER A TRAVÉS DE DENUNCIAS"

621

El Ayuntamiento de Castro y la empresa Saba, gestora del parking Amestoy, han alcanzado un acuerdo que permite a los castreños empadronados alquilar una plaza de aparcamiento por 92,82 euros mensuales (antes eran 120 al mes y 170 en temporada estival). De ello ha informado en Castro Punto Radio Laura Lázaro, gerente del Parking Amestoy Saba.

Los interesados pueden acercarse a la oficina del parking, por correo electrónico en Amestoy@sabagroup.com o en el teléfono 942 13 48 98. El único requisito es contar con un certificado de empadronamiento. El alquiler no requiere ningún tipo de permanencia y los clientes pueden darse alta y de baja cuando quieran. Para la baja lo deben comunicar antes del día 25 del mes en curso.

En el caso de personas que usen varios vehículos en su día a día, únicamente tienen que dar las matrículas y podrán acceder a la plaza alquilada con cualquiera de esos coches. Hasta un máximo de dos, pueden entrar de manera automática sin necesidad de pasar la tarjeta por el lector.

Lázaro ha hablado de “las facilidades que ofrece la instalación, en cuanto a acceso cómodo, plazas amplias, seguridad y cámaras de vigilancia”.

Ha aprovechado para recordar que existe la posibilidad de optar por un alquiler laboral, por 30 euros al mes, cantidad que aumenta en verano, para disfrutar del parking de 7:30 a 22 horas.

También los bonos para los clientes del comercio local que, por sus compras, pueden disfrutar de una hora de parking gratis que se entrega en el propio establecimiento.

ACTOS VANDÁLICOS EN EL APARCAMIENTO

En los últimos tiempos han sido varios los casos de vandalismo que ha sufrido el parking, entre ellos, la rotura de dos cajeros, uno de los cuales ya se ha repuesto y con tecnología más moderna. A esto se suma el hecho de que “los adolescentes acceden a la instalación para hacer de ella un uso recreativo y dejan tiradas cáscaras de pipas, envoltorios de chucherías, latas…”. Según Lázaro, “estamos intentado atajar este problema y hemos presentado varias denuncias. Creo que, a partir de ahora, va a ir mejor, aunque haya tenido que ser a través de denuncias”.