PODEMOS E IZQUIERDA UNIDA SOLICITAN QUE LAS SUBVENCIONES DEL GOBIERNO DE CANTABRIA “SEAN ACORDES A CRITERIOS REALES”

SEÑALAN QUE, “SÓLO EN EL ÚLTIMO AÑO, ESTE DESAJUSTE HA SUPUESTO MÁS DE UN MILLÓN DE EUROS PARA LAS ARCAS DE CASTRO”

156

Podemos e Izquierda Unida en Castro reclaman en nota de prensa que las subvenciones autonómicas “se realicen con criterios acordes a la realidad”.

Alberto Martínez, concejal y portavoz de la formación morada en el señala que “hay varios ejemplos recientes en los que nuestro municipio sale gravemente perjudicado en materia de subvenciones, al concederse éstas de forma irreal”.

Ambas formaciones recuerdan “el caso de los programas de Corporaciones Locales, en los que se contrata a un centenar de personas cada año, pero donde se reciben subvenciones para salarios muy por debajo de lo que marcan los convenios de los Ayuntamientos, con lo que estos luego tienen que complementarlos. De hecho recientemente se aprobaba en Castro una modificación del presupuesto, 639.000 euros, para cubrir este concepto”.

Estos ajustes salariales “se han reclamado por vía judicial por los trabajadores, que han ganado uno tras otro todos los juicios, pero el Gobierno de Cantabria sigue mirando para otro lado y dando las subvenciones como si nada hubiera cambiado, mientras que los ayuntamientos asumen el coste”.

Según ambas formaciones, “otro de los ejemplos sangrantes es la concesión de subvenciones por población empadronada en vez de la real. Desde el Gobierno de Cantabria son muy  conscientes de la situación de nuestro municipio, pero de nuevo prefieren ignorar el problema y nadie salvo nosotros lo está reclamando, cuando es uno de los grandes agujeros de nuestra economía. Es un criterio muy utilizado. Ya hace pocos meses pusimos el foco sobre este problema. Sólo en las subvenciones para vías verdes y carriles bici recibimos otros 500.000 euros menos. Imaginen cuánto se pierde contando todo tipo de subvenciones”, apunta Martínez.

Pablo Villasante García, portavoz de IU expone que “estos ejemplos se han dado en apenas cuatro meses y la pérdida ya es superior al millón de euros. Al final de la cadena esto repercute en los bolsillos de los castreños y en los servicios e infraestructuras del municipio”.