PARA PODEMOS, EL GOBIERNO DE CANTABRIA “INCUMPLE SUS OBLIGACIONES CON CASTRO” EN MATERIA HIDRÁULICA

32

La vicepresidenta del Gobierno de Cantabria y consejera de Universidades, Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, anunciaba el pasado lunes en Castro Punto Radio que, en este 2019, su consejería acometerá cuatro obras relacionadas con el saneamiento y abastecimiento de agua, valoradas en 487.000 euros. En concreto, la Red de drenaje de la calle Ocharan Mazas, saneamiento de aguas pluviales en Lusa, mejora del sistema de drenaje en el polideportivo Peru Zaballa y el proyecto de acometidas de saneamiento en Otañes.

Al hilo de este asunto, Podemos Castro emite una nota de prensa en la que señala que “el Gobierno de Cantabria siempre ha despreciado a Castro y lo demuestra una vez más. La vicepresidenta ni siquiera se trae la lección medianamente aprendida o no sabe distinguir saneamiento de abastecimiento”.

Recuerda la formación morada que “el 6 de enero de 2017 se rompió la tubería de que conduce buena parte del agua para consumo humano a la altura del Castillo Ocharan (en la imagen). Podemos alertó entonces de los riesgos que acarrea transportar agua potable en ese tipo de tuberías. Dos semanas después, el director general de Medio Ambiente del Gobierno Autonómico, Miguel Ángel Palacio, anunciaba que, a lo largo de 2017, se acometerían dos obras de la lista de preferencias que tiene confeccionada el Gobierno Autonómico”.

Concretamente, “la mejora en el sistema de drenaje urbano en el entorno del polideportivo Peru Zaballa y en el barrio de Llantadilla, obra valorada en 115.318 euros; y la mejora de la red de drenaje en las calles Voluntariado, Javier Echavarría, Plaza del Mercado, Paseo Ocharan Mazas y Bajada de la Arboleda, cuya cuantía asciende a 155.967 euros”.

Veintiséis meses después, lamenta Podemos que “de las actuaciones prometidas no hay rastro”. Además, “la vicepresidenta anuncia que se acometerá la obra para retirar la ‘piscina’ exterior que se forma en el Peru Zaballa cuando llueve, pero se olvida del barrio de Llantadilla. Dice que se acometerán obras en el Paseo Ocharan Mazas, pero se olvida de las calles Voluntariado, Javier Echavarría, Plaza del Mercado y Bajada de la Arboleda”.

Y lo que es peor para este partido político, “anuncia inversiones por valor de 487.000 euros cuando sólo el proyecto para la recogida de aguas fecales en Otañes se cuantificaba, el 24 de noviembre de 2014, en 1.054.530,57 euros”.

Al respecto de “otras promesas incumplidas por el Gobierno de Cantabria”, Podemos pregunta “qué ha sido de las obras que ya debían haber finalizado para adecentar los tramos de la carretera CA-522, entre Momeñe y el polideportivo de Sámano, y en la carretera CA-523, entre Otañes y Baltezana”. En este sentido, la formación morada recuerda que “en abril de 2014, el Ejecutivo regional dio a conocer su Plan de Gestión Integral de Infraestructuras de Cantabria 2014-2021. En los epígrafes Inversiones Autonómicas en Nuevos Trazados, Programa de Actuaciones Continuas Sobre Carreteras Existentes, Actuaciones Puntuales y Programa de Actuaciones en Bienes de Titularidad Municipal, el Gobierno planificó una inversión de 222.241.000 euros para todas las carreteras de la región durante el mencionado septenio”.

De está inversión, “a Castro le fueron adjudicados  559.000 euros para mejorar el trazado entre la rotonda de Momeñe y el polideportivo de Sámano, en una actuación bianual para 2017 y 2018; y 1.358.000 euros para convertir el camino de cabras entre Baltezana y Otañes en una carretera digna de tal nombre. Ésta era una obra trianual a ejecutar en 2015, 2016 y 2017”.

Recién comenzado el mes de marzo de 2019 “no es que ambas obras estén sin concluir, es que ni siquiera han comenzado”.

Pregunta Podemos “qué han hecho en este lapso de tiempo el Gobierno municipal y toda la oposición ante este enésimo incumplimiento”.

Concluye la formación morada insistiendo en que “los castreños somos los más cántabros de toda Cantabria para proveer de impuestos a las arcas del Gobierno Autonómico, pero somos los menos cántabros de toda Cantabria cuando toca devolvernos parte de los impuestos que pagamos en infraestructuras y servicios”.