PODEMOS LAMENTA QUE EL GOBIERNO DE CANTABRIA VA A “ESQUILMAR” LAS ARCAS DEL AYUNTAMIENTO 

PROPONE APROVECHAR, PARA DESTINARLO A TEATRO, EL SALÓN DE ACTOS DE SÁMANO, "CON ESCENARIO Y CAPACIDAD SIMILAR" AL PROYECTADO EN EL ÁGORA

285
Podemos Castro recuerda en nota de prensa cómo, en mayo de 2018, denunciaba que PRC “había decidido hacerle un butrón a las cuentas del Ayuntamiento durante los próximos 20 años, imponiendo la construcción de un edificio multiusos sobre los vestigios romanos del cineclub Ágora, un solar de dimensiones muy ajustadas para el proyecto, bajo la amenaza velada de que si no aceptaba la oferta, ese dinero se perdería como destino para cualquier inversión en Castro”.
 
El Gobierno de Cantabria, a través de GESVICAN, “le ‘prestará’ al Consistorio castreño dos millones de euros, precio de la infraestructura, que el Ayuntamiento deberá devolver en cómodos plazos anuales de 200.000 euros, durante 20 años”. Podemos propone hacer cuentas y señala que, “cuando finalice la vida del préstamo, habremos pagado 4.000.000 euros, el doble de la cantidad anticipada”. Eso supone que “el Gobierno de Cantabria le va a prestar al Ayuntamiento un dinero que es de toda la ciudadanía cántabra, también de la castreña, al ‘módico’ interés del 8 %.”. Recuerda la formación morada que “actualmente, las hipotecas inmobiliarias se sitúan en el Euribor más un 1 %,, lo que supone un interés real del 0,892 %. Mientras, los préstamos personales se pagan a un interés del 6 %, aproximadamente”. Con todo, “lo del Gobierno de Cantabria a Castro no es un tipo de interés, es lisa y llanamente usura”.
 
Podemos Castro proponía como alternativa a este teatro una infraestructura similar, ya construida, que está cerrada desde hace casi 10 años en el polideportivo de Sámano. “Un anfiteatro con escenario y capacidad similar” al que se ha proyectado en la calle Ardigales. Podemos “ha podido recorrer con detenimiento el polideportivo de Sámano y ha confirmado que el diseño del anfiteatro de Sámano es tan bueno o mejor que el proyectado en el Ágora y solo precisa de unas obras de mejora para estar operativo: Eliminar las humedades que lo carcomen por falta de uso, insonorizarlo para aislarlo de los ruidos provenientes de la piscina y pista polideportiva contiguas, retapizar o sustituir las butacas, rediseñar la salida de emergencia situada en el lado izquierdo del escenario, contiguo a la piscina y una pantalla adecuada al proyector que se ha comprado”.
 
Desde el ayuntamiento “se insiste en que la obra proyectada por el Gobierno regional servirá para proteger el patrimonio y dignificar las ruinas del Ágora. Pero obvia el detalle que, para construir un edificio sobre ese solar, habrán de instalarse, al menos, 10 o 12 zapatas de hormigón, de dos metros cuadrados cada una, que sostendrán las columnas. Eso supondrá poco menos que arrasar las ruinas existentes”.
 
No obstante, cuando se habla de protección del patrimonio, entiende Podemos que “se deben aplicar estos términos en toda su extensión. De nada sirve dignificar y proteger las ruinas del Ágora si se mantienen abandonadas las contiguas, situadas en el callejón que conecta la calle Javier Echavarría con la calle Santander”. También merece protección, según la formación morada, el acueducto de El Chorrillo, “invadido por la porquería y la dejadez de quien debe protegerlo”; y la calzada romana de La Loma, enterrada 10 meses al año bajo hierbajos de medio metro de altura”.
 
Otro argumento que barajan los defensores de la construcción sobre el Ágora “es que allí se centralizarán todas las actividades musicales ahora dispersas entre el Centro Musical Ángel García Basoco y el Centro Cultural Eladio Laredo. Pero nadie parece reparar que en breve, según previsiones del Ayuntamiento, va a quedar vacía la plaza del mercado que ahora alberga carnicerías y pescaderías. Allí quedarán casi 1.500 metros cuadrados, en dos plantas, que se pueden utilizar para este fin, insonorizándolo convenientemente para evitar cualquier atisbo de molestia a los vecinos. Y es el doble, al menos, del espacio del que van a disponer en el edificio proyectado”.
 
Espacio e instalaciones ya construidas “sobran”. Lo que no parece abundar, dice Podemos, “son ideas ni propuestas para utilizar con sentido común y máxima eficacia las infraestructuras municipales ya existentes. Adecuar el anfiteatro del polideportivo de Sámano y la plaza nueva del mercado, cuando se vacíe, seguro que es mucho más barato que 4 millones de euros y se evita endosarles a las próximas 5 corporaciones municipales una deuda fija de 200.000 euros anuales por un capricho caro, muy caro, del Gobierno Autonómico”.
 
En cuanto a “la objeción de que Sámano está lejos, Podemos se pregunta si los samaniegos son menos castreños que los demás habitantes del municipio y no merecen lo que se solicita para cualquier otro lugar del municipio. Con la ventaja que es una infraestructura ya construida”.
 
Mientras el Gobierno Autonómico “va a esquilmar las arcas del Ayuntamiento durante los próximos 20 años” recuerda la formación morada cómo “hace menos de dos años, aportó el 80 % del importe que supuso el nuevo edificio multiusos en San Vicente de la Barquera. De un total de 910.928 euros que costó la construcción de ‘La casona del cantón’, el Gobierno aportó 728.743 euros y el Ayuntamiento barquereño solo tuvo que desembolsar 182.185 euros”.
 
Finaliza Podemos señalando que “los castreños somos los más cántabros de todos los cántabros para pagar impuestos, pero los menos cántabros de todas los cántabros para que se nos devuelvan parte de esos impuestos en obras, infraestructuras y servicios. Esta es una creencia muy arraigada en Castro y parece que está suficientemente fundamentada”.
Imagen del anfiteatro del polideportivo de Sámano.