RUBÉN CARREÑO SE MUESTRA “DOLIDO” POR SU CESE COMO ENTRENADOR DE LA UD SÁMANO “PORQUE NO ME ESPERABA QUE LAS COSAS SUCEDIERAN ASÍ”

EL CLUB ALEGA FALTA DE 'FEELING' PERO "NUNCA ME LO HAN COMUNICADO, POR LO QUE QUIZÁ NO SEAMOS TAN FAMILIA COMO PRESUMIMOS"

1172

Rubén Carreño ha reconocido en Castro Punto Radio que su destitución como entrenador del equipo de Tercera División de la UD Sámano tras cuatro años le cogió “por sorpresa y no me lo esperaba”, teniendo en cuenta que, pese a acumular cuatro derrotas consecutivas, “se estaba cumpliendo el objetivo marcado por el club, que era la permanencia”. El equipo es noveno en la tabla con 28 puntos.

Carreño ha detallado cómo se sucedieron los acontecimientos. “Cuando veníamos en el autobús de vuelta de Torrelavega, tras cosechar una derrota por 4-0 con la Gimnástica, recibo un mensaje del presidente que me dice que cuando llegue a Vallegón me pase por las oficinas”. Ha asegurado que, “en ningún momento me esperaba lo que iba a suceder y consideraba que se iba a hablar de cómo veía yo al equipo y de algunas cosas a reconducir”. No en vano, “han sido cuatro derrotas, tres de ellas contra equipos de la parte alta de la tabla y otra contra el Albericia 2-1 en un arbitraje que dejó mucho que desear, con un gol en propia meta y un penalti en los últimos minutos”.

En la reunión “me comunican que va a haber un cambio y que prescinden de mis servicios. Pregunto por qué y me contestan que no saben, que deportivamente están encantados con mi trabajo, pero que sienten que hay que cambiar”.

Días más tarde, “me llegó de algunos miembros de la plantilla que les habían manifestado desde la directiva que no había ‘feeling’ conmigo desde agosto”. Esto “me sorprende porque yo nunca he tenido esa sensación sino, al contrario”. Con todo, “pienso que eso de lo que presumimos en el Sámano de ser una familia quizá no sea así porque no se han sentado conmigo. Si pensaban que se había perdido ‘feeling’ y siempre hemos tenido muy buena relación, dentro y fuera de los deportivo, me lo podían haber dicho”.

Carreño piensa que esa sensación que tiene la directiva desde agosto “puede tener que ver con el número de fichas. Cuando se estaba conformando la plantilla, ellos planteaban un número de fichas y yo pedía más porque tenemos varios jugadores que trabajan a turnos y había semanas en las que no podían venir. Conseguí convencer a dos jugadores para que se quedaran sin cobrar nada”. De todos modos, “nunca he pensado que eso pudiera ser un problema y no he sentido que para la directiva tampoco. No me lo han trasmitido así al menos”.

Carreño se ha mostrado “dolido porque no me espera que las cosas sucedieran de esta manera, cuando quedan ocho partidos para acabar la liga, cinco de ellos en casa, estando a 7 puntos de puestos de play off y con buenas sensaciones de trabajo”.

Pasados unos días desde que le comunicaron que no seguía “estoy más tranquilo y pienso que esta separación puede ser positiva para mí porque quizá nuestro camino no iba en la misma dirección”.

A partir de ahora, “seguiré al Sámano porque es mi equipo, les animare y trataré de ayudar desde la distancia si lo necesitan”.