SE ACTIVA ESTE MIÉRCOLES LA ALERTA AMARILLA EN EL LITORAL POR FUERTES LLUVIAS Y OLEAJE

338

La Dirección General de Interior y el Centro de Atención de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomiendan extremar la prudencia, ya que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado para el miércoles los avisos naranjas por lluvias en el litoral, centro y Valle de Villaverde y por fenómenos costeros adversos (oleaje) en el litoral cántabro para el miércoles y la madrugada del jueves.

AVISO NARANJA POR LLUVIAS

Los avisos naranjas estarán activos de las 08:00 horas del miércoles a las 00:00 horas del jueves. Se prevé una precipitación acumulada de 40 litros por metro cuadrado en una hora y de 100 litros en 12 horas, con una probabilidad de entre el 40 y 70%. Y en todo el periodo se pueden superar puntualmente los 150 litros.

El aviso será amarillo (menor) en ese mismo tramo horario en la Cantabria del Ebro y en Liébana, con una precipitación acumulada de 60 litros en 12 horas, con una probabilidad de entre el 40 y el 70%.

AVISO NARANJA POR OLEAJE

En el litoral, entre las 21:00 horas del miércoles y las 04:00 horas del día siguiente, estará activo el aviso naranja por fenómenos meteorológicos adversos. Se prevén en esta franja horaria vientos de oeste a noroeste fuerza 8.

De manera anterior al aviso naranja, estará vigente el amarillo por el mismo fenómeno meteorológico, entre las 15:00 y las 21:00 horas del miércoles, por viento de oeste a noroeste fuerza 7. Y de manera posterior entre las 05:00 y las 08:00 horas de la mañana del jueves.

AVISO AMARILLO POR VIENTOS

Y contaremos con aviso amarillo por vientos en el litoral cántabro de las 18:00 horas del miércoles a las 00:00 horas del jueves, con rachas máximas de 90 kilómetros por hora de viento de oeste y noroeste.

RECOMENDACIONES

Ante la llegada de fuertes lluvias, desde la Dirección General de Interior y el Centro de Atención de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria se recomienda que si va conduciendo, disminuya la velocidad, extreme las precauciones y no se detenga en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua. Si tiene que viajar, procure circular preferentemente por carreteras principales y autopistas.

En caso de tormentas súbitas y lluvias intensas, se debe tener en cuenta el lugar donde se aparcan los vehículos. El rápido ascenso del nivel de las aguas puede dañar los vehículos aparcados sobre zonas inundables y, además, arrastrarlos, provocando daños a bienes ajenos e incluso obstaculizar el flujo natural de la corriente.

Si comienza a llover de manera torrencial, piense que existe riesgo de inundación. No atraviese con su vehículo ni a pie, los tramos inundados, porque desconoce lo que puede haber debajo del agua y localice los puntos más altos de la zona. No intente salvar su automóvil en medio de una inundación.

Si se encuentra en el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados. Igualmente, debe dirigirse a los puntos más altos de la zona.

El difícil pronóstico de los fenómenos tormentosos aconseja mantenerse informado en todo momento de la posible evolución de los cambios meteorológicos.

Ante la previsión de mala mar, se pide a los ciudadanos que se alejen de malecones, playas, espigones y de otros lugares próximos a la línea de costa; que eviten estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje; y que respeten en todo momento los cordones de seguridad y los vallados habilitados por las autoridades pertinentes.

Ante la llegada de fuerte viento se recomienda cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos; retirar macetas y todos aquellos objetos exteriores que puedan caer a la calle y provocar un accidente; alejarse de cornisas, muros o árboles que puedan desprenderse; evitar edificaciones en construcción o en mal estado, y extremar las precauciones en los desplazamientos por carretera.

Ante cualquier situación complicada se debe llamar al 112 lo antes posible, indicando la localización para proceder a evaluar la situación e iniciar el procedimiento de rescate o ayuda en caso de que sea necesario.