SEGUN SANIDAD “LA HOSTELERÍA ES LA ACTIVIDAD ECONÓMICA MÁS AFECTADA EN BAJAS LABORALES POR EL COVID-19”

EN ESTE SECTOR SE HAN REGISTRADO DESDE EL 1 DE SEPTIEMBRE 844 BAJAS DEBIDAS AL CORONAVIRUS

548

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha apelado a la responsabilidad de la ciudadanía para reducir la transmisión del coronavirus y poder cambiar la tendencia ascendente en el número de contagios de los últimos 28 días, que por primera vez han alcanzado los 500 casos por 100.000 habitantes al cierre de ayer, y que llegan a los 463 casos por 100.000 habitantes en los mayores de 65 años.

Rodríguez ha explicado que la tasa de positividad de las pruebas para detectar el virus se sitúa en el 13,8 % y que la ocupación hospitalaria de camas está ya en el 12,9%, que asciende al 33% en la ocupación de camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Aunque la Comunidad Autónoma cuenta con “capacidad hospitalaria suficiente para atender el número de ingresos”, ha explicado, en lo que se refiere a casos atendidos en la UCI Cantabria está en los niveles del mes de abril y, ha reiterado Miguel Rodríguez, “todos” tenemos que poner algo de nuestra mano para no superarlos.

A este respecto, ha añadido que no es simplemente que los hospitales tengan más sobrecarga de trabajo, sino que en breve habrá que empezar a suspender actividad programada porque “lógicamente la estructura y los profesionales son los que son y no hay más posibilidades”.

MEDIDAS MÁS DURAS

En ese sentido, ha anunciado que si la situación no mejora en los próximos días tendrán que adoptarse medidas más duras que irán en el sentido de proponer rebajar la hora de la movilidad nocturna de las 0:00 horas a las 22:00 horas, y, si no se doblega la curva de contagios, podrían adoptarse nuevas restricciones relacionadas con el aforo de locales públicos e incluso poder llegar al cierre total de la hostelería.

PERFIL DE LOS CASOS Y ALTA INCIDENCIA EN HOSTELERÍA

Según ha informado el consejero, el 44 % de los casos positivos se ubican en el tramo de edad entre 30 y 60 años, lo que se corresponde prácticamente con la estructura poblacional de Cantabria.

Sin embargo, la incidencia con relación a los grupos de edad, esto es, los afectados en función de la población que hay en cada grupo edad, es superior en los jóvenes. El grupo más afectado es el de los 20 a los 25 años, seguido muy de cerca por los grupos de 15 a 20 y de 25 a 30. Con respecto al sexo, un 53% de enfermos son mujeres y un 47% hombres.

La directora de Salud Pública, Paloma Navas, ha explicado, durante su intervención, que los cántabros seguimos manteniendo un nivel alto de contactos, lo que contribuye a la expansión de la enfermedad, donde cada positivo tiene de media más de 3 contactos.

Así, ha reiterado que es fundamental limitar el contacto social, pensando, ha señalado Navas, “o bien que todo nuestro entorno es positivo o bien que nosotros somos positivos, y actuar en consecuencia”.

“El virus está circulando mucho en Cantabria y la probabilidad de contagio es muy alta”, ha dicho la directora general, por lo que hay que hacer un “esfuerzo colectivo para actuar como cortafuegos”, en especial en los municipios que presentan riesgos más elevados que son (de más de 5.000 habitantes) Santander, Torrelavega, Castro Urdiales, Camargo, El Astillero, Santa Cruz de Bezana, Laredo, Los Corrales de Buelna, Santa María de Cayón, Reinosa, Suances, Colindres, Reocín, Cabezón de la Sal, Medio Cudeyo, Polanco, Entrambasaguas y Marina de Cudeyo.

Sobre los datos de las bajas por incapacidad temporal debidas al Covid-19, se ha informado de que la primera actividad económica afectada es la hostelería con camareros, cocineros o ayudantes de cocina, de baja laboral. En total, 844 personas desde el día 1 de septiembre, “lo que refleja que el virus está afectando especialmente a trabajadores y trabajadoras de este sector”.

En la imagen, el consejero de Sanidad acompañado de la directora de Salud Pública, Paloma Navas, en su comparecencia de esta mañana.