EL SINDICATO STEC CRITICA LA ACTUACIÓN DE SANIDAD Y EDUCACIÓN EN EL INSTITUTO OCHO DE MARZO

583

El Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza de Cantabria (STEC) denuncia, en nota de prensa, que “lo ocurrido ayer en el instituto Ocho de Marzo de Castro Urdiales es solo un ejemplo más de la política errática que está siguiendo el Gobierno de Cantabria en la lucha contra el COVID 19 en los centros educativos”.

Para este sindicato “no es de recibo que habiéndose tomado el viernes pasado la decisión de cerrar dos aulas del IES Ocho de Marzo, y habiendo confinado en sus casas a más de una veintena de docentes del citado centro, se les haya obligado a volver al trabajo sin haber terminado la cuarentena el martes 17 de noviembre. Es decir, si el lunes este profesorado no pudo acudir al centro y tuvo que permanecer en sus domicilios, es difícil de justificar que el martes se les obligue a reincorporarse si el resultado de una prueba PCR era negativo, cuando la normativa actualmente en vigor establece claramente que, en estas situaciones, hay que completar una cuarentena de diez días con independencia del resultado de las pruebas. Pero lo que ya resulta incomprensible es que el mismo día que se reincorpora este profesorado (insistimos: más de veinte personas) al que la Administración les aseguraba que no había ningún problema, se le comunica al centro, al terminar la jornada lectiva, que se va a cerrar inmediatamente todo el instituto”.

Según STEC, “actuaciones como éstas son, a juicio de este sindicato, una muestra más de la política de bandazos, de improvisación y de poco respeto a los protocolos que fija la propia Administración. La coordinación entre Sanidad y Educación, consejerías de un mismo Gobierno, demuestra en casos como éste, graves defectos que deberían revisarse para evitar en lo que queda de curso que vuelvan a reproducirse situaciones que, como ésta de Castro Urdiales, provocan inseguridad y desconfianza entre la comunidad educativa en general, y entre el profesorado muy en particular”.

A la vista de esta situación, el STEC, a la vez que el resto de sindicatos de la Junta de Personal Docente de Cantabria, acaba de solicitar la reunión del Comité de Seguridad y Salud para, entre otros temas, abordar el asunto de las cuarentenas del profesorado. En dicho comité “se pedirán aclaraciones de lo ocurrido en este instituto de Castro Urdiales y exigiremos el cumplimiento en todos los casos de los protocolos actuales de aplicación de cuarentenas en centros educativos con motivos de casos de COVID”.