UGT PIDE QUE SE “RETOME EL ESPÍRITU DE LA PREVENCIÓN EN EL TRABAJO” TRAS EL AUMENTO EN 2020 DE LOS ACCIDENTES MORTALES

EL SINDICATO LAMENTA QUE LOS DOS REGISTRADOS EN CASTRO “NO DEBERÍAN HABER OCURRIDO NUNCA”

441

UGT en Cantabria ha alertado del aumento de los accidentes laborales mortales en la región en 2020, pese al parón de la actividad económica generado por la pandemia del coronavirus. Como ha detallado en Castro Punto Radio Mónica Calonge, técnico de Salud Laboral de este sindicato, a cierre de noviembre, Cantabria registraba ya 10 accidentes laborales mortales, uno más que los acumulados en todo el año 2019. A esta cifra, “habría que añadir al menos otros dos siniestros en diciembre y aún no contabilizados en las últimas estadísticas oficiales del Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST)”.

Con todo, “implican la mayor cifra registrada en Cantabria desde los 13 contabilizados en el año 2010”.

En los últimos meses del año, aquí en Castro Urdiales se registraban dos accidentes mortales en el trabajo, uno de ellos en la empresa Derivados del Flúor y otro más tras la caída de una persona desde un andamio instalado en una obra en la calle Ocharan Mazas.

Según Calonge, el de la prevención “es un tema que ha pasado un poco al olvido. En noviembre se cumplieron 25 años desde que se promulgó la Ley de Prevención y se empezó a implantar en las grandes empresas la cultura preventiva. Todo eso ha muerto y se ha quedado en el olvido, sobre todo a partir de la crisis del 2008, pasando a un segundo plano. Ahora con el Coronavirus, no te quiero ni contar”. Ha defendido que “accidentes como los de Castro, 25 años después de promulgarse esa ley, no deberían haber existido nunca y, sin embargo, ahí están”.

UGT entiende que lo que está fallando es que “la prevención no está integrada de verdad en las empresas. Siempre se ha percibido como una cosa aparte y muchos empresarios lo ven como un gasto en lugar de como una inversión”. Ha trasladado que “hubo un poco de relajación cuando empezó la crisis de 2008, pocos medios en inspección por parte de la Administración y un tejido empresarial muy atomizado, con mucha microempresa subcontratada que no conoce bien lo que es la prevención. La formación se dejó de lado y hace falta mucho trabajo”.

Este sindicato lleva años “planteando la necesidad de la figura del delegado territorial de prevención y parece que ya se ha puesto sobre la mesa, aunque aún no hay dotación presupuestaria. Sería una herramienta que podría ayudar a ese pequeño tejido empresarial a conocer, formarse y entender que la prevención es algo intrínseco en el trabajo”.

Para terminar, Calonge ha explicado que “hay que tener en cuenta también los contratos que hay hoy en día y que son precarios, parciales, con pocas jornadas laborales y es imposible que un trabajador pueda estar formado en prevención. Pediría a las empresas grandes que retomen el espíritu de la prevención y que ayuden a las pequeñas empresas que contraten porque tienen menos recursos”.

Imagen del suceso en el que fallecía una persona al caer de un andamio en la calle Ocharan Mazas de Castro.