UNA CASTREÑA RESIDENTE EN EL NORTE DE ITALIA NOS CUENTA CÓMO SE VIVE ALLÍ LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

2607

La castreña Pilar Urrestarazu vive y trabaja en Brescia, un municipio de la provincia de Lombardía en Italia, la zona más afectada por el coronavirus en ese país y foco principal de la infección. Desde allí ha contado en Castro Punto Radio cómo se está viviendo esta problemática que, en los últimos días, se ha extendido a otros países europeos, entre ellos España, donde ya se han detectado varios casos.

Pasó el fin de semana en Castro y volvió a Italia el lunes. Como ha contado, “al regresar, en apenas dos días que estuve fuera, sí percibo que ha cambiado la situación. Hay un poco de psicosis colectiva, que afecta en el día a día. Las calles están más vacías, el tráfico es bastante menor, han cerrado los colegios, los teatros, los cines, los gimnasios, cierran los bares a partir de las seis de la tarde, se habla de que lo harán también los centros comerciales el fin de semana, se han suspendido los eventos deportivos… Es decir, se han puesto limitaciones a las actividades que pueden generar más aglomeración de gente”.

En su empresa se les ha trasladado que, “durante esta semana o hasta que se aclare la situación, no recibamos clientes, no nos movamos entre las distintas oficinas que tenemos en el país, se está tratando de reducir al máximo las reuniones y se hacen vía Skype. Más que nada para evitar el contagio porque, si sucede con una persona, desatará la locura y puede afectar a la producción. Por lo demás, estamos todos bastante tranquilos y no estamos cambiando tanto nuestra manera de trabajar o vivir en el día a día”.

Tanto Pilar como sus compañeros está tomando ciertas precauciones básicas como lavarse las manos bastante a menudo, llevar gel de alcohol en el bolso o evitar darse dos besos cuando se ven en la oficina, algo que es habitual en Italia. “No queremos ser alarmistas, pero inconscientemente estamos tomando algunas medidas. En cualquier caso, son las mismas que tomo siempre que viajo a la India, por ejemplo”.

En la zona de Italia en la que se encuentra, de momento, “yo sólo he visto uso de máscaras en el aeropuerto por parte de algunas personas”. Es en estas instalaciones “en las única que yo he visto que se tome la temperatura a los ciudadanos y seguramente lo hagan también en los trenes. En cualquier caso, las cosas cambian en cuestión de días y no sabemos lo que va a pasar mañana”. De momento no está teniendo problemas para viajar a España, pero no sabe “qué sucederá en los próximos días u horas”.

Esta castreña ha querido mandar un mensaje de tranquilidad y ha invitado a pensar que “la gripe común ha matado a muchas personas en España en dos meses y el coronavirus a ninguna. Quiero pensar así. Igual es más un deseo que otra cosa, pero creo que pasará esta psicosis y será una enfermedad más”. Ha recordado cómo “cuando surgió el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) hace años en China, yo vivía allí e igual por eso le quito algo de importancia. Que 2.000 personas mueran en China es como si lo hicieran 10 en Cantabria o mucho menos.”.

Ha añadido que, “algo como esto es incontrolable y ¿quién dice que lo tenemos y no lo sabemos?. Es imposible frenarlo porque tendríamos que estar todos cerrados en casa y no relacionarnos con nadie”.

También ha querido remarcar que “en Italia se han hecho más de 3.000 pruebas para detectar el coronavirus y en Francia, por ejemplo, se han realizado 500. Es lógico que cuantas más hagas hay más posibilidad de detectar positivos. Es una cuestión de estadísticas”.