UNO DE LOS PROPIETARIOS DEL EDIFICIO CLAUSURADO EN TORRE VITORIA RECONOCE EL “ABANDONO Y DESIDIA” DESDE HACE AÑOS EN EL MANTENIMIENTO DEL INMUEBLE

174

29 ENERO 2019 /

Hoy hemos hablado en Castro Punto Radio con Eusebio Arregui, uno de los propietarios del edificio de La Plazuela con Torre Vitoria, que fue desalojado el pasado sábado por problemas en su estructura.

Ha reconocido que, en el mantenimiento del inmueble, “ha habido más de 80 años de desidia, lo digo con dolor, porque se trata de mi familia, los Díaz Otañes, aunque la mayoría no ha vivido allí desde hace muchos años”. Tanto es así que “hace tan solo tres meses que nos hemos constituido en Comunidad de Propietarios”.

Como señalaba ayer el concejal de Urbanismo, Eduardo Amor, este edificio debía haber pasado el Informe de Evaluación en 2015. No haciéndolo los propietarios, fue el Ayuntamiento el que, el año pasado, se encargó de ello de forma subsidiaria, repercutiendo después a los dueños el coste.

Una circunstancia a la que se llegó porque, según este propietario, “cada uno vivimos nuestra vida, en distintos lugares, los requerimientos para realizar ese informe nos llegaban de forma particular al no estar constituida la Comunidad”, ha afirmado Arregui. “Cuando llegaban esas notificaciones, cada uno decía, a mí no me toca, nos tocará a todos y ya nos pondremos de acuerdo. Han ido pasando los días. Los que han venido a vivir a los tres apartamentos que hay en la primera planta se han preocupado y movido más porque les interesaba crear una Comunidad de vecinos y demás”.

Ha defendido que “yo ya dije que el edificio estaba descuidado y luego hay otro elemento perjudicial, que es el Bar El Faro”. Según este propietario, “no tenía posibilidad de baños y los que existen dejan mucho que desear. Sus desagües no dan a ninguna parte y mucha agua ha ido a parar al sótano y a la pared que da a la calle, donde están colocados los contenedores”.

Ha añadido también que, hace bastantes años “se produjo un hecho lamentable que puso en peligro la estabilidad del inmueble, cuando nuestra familia de Zaragoza vendió la primera planta al entonces propietario de El Segoviano, que puso un restaurante y nos se le ocurrió mejor idea, avalada por los entonces dirigentes del Ayuntamiento, de hacer toda la planta exenta para un comedor. De aquellos barros, estos lodos”, decía Eusebio Arregui, que reconocía el lugar tan sensible en el que se encuentra el bloque, “en zona ganada al mar, de hecho la antigua lonja de pescado estaba en sus bajos”.

En lo que al futuro se refiere, una vez formada la Comunidad de Propietarios, “hemos asumido el Informe de Evaluación de Edificios con toda la energía y hemos decidido llevar a cabo las obras propuestas en ese documento. Hemos nombrado a un arquitecto que supervise los trabajos”.

Mientras tanto, los propietarios están a la espera del informe de los técnicos municipales, que pondrá de manifiesto lo observado en la inspección realizada ayer, así como las medidas a tomar para poder reabrir el acceso al edificio.

Lo que sabe Arregui es que “puede haber posibilidad de abrir el inmueble mediante un apuntalamiento, sobre todo de la zona del sótano”. Es algo que los técnicos “adelantaron ayer a pie de edificio” pero que no se confirmará hasta que el informe esté concluido. Mientras tanto, el edifico sigue clausurado.