EL AYUNTAMIENTO ORGANIZA UNA CHARLA SOBRE LA AVISPA ASIÁTICA EN CASTRO

325

La Concejalía de Medio Ambiente ha organizado la conferencia ‘Avispa asiática: biología, características y control poblacional en Castro Urdiales’, que impartirá el próximo jueves 11 de abril el responsable de la empresa que realiza en nuestro municipio el programa de trampeo preventivo, Aritza Arrazuria. La cita será a las 19:00 horas en el salón de actos del Centro Cultural La Residencia, con entrada libre y gratuita.

En la charla se darán datos sobre la población de avispa asiática que hay en Castro, se explicará qué se está haciendo para luchar contra esta plaga tan peligrosa para el entorno y se darán indicaciones sobre cómo elaborar y colocar trampas caseras. Hace pocos días que se han instalado por todo el municipio un total de 550 trampas selectivas, en el segundo año consecutivo en que se toman este tipo de medidas. En esta época, las reinas fecundadas en el año anterior dejan su estado de hibernación y comienzan la creación de nidos.

Las trampas se colocan en árboles a una altura de 1.5-2 metros del suelo, tanto en los centros urbanos como en el medio rural, en ubicaciones seleccionadas por los expertos. Están numeradas y etiquetadas con la leyenda ‘Programa de trampeo de avispa asiática’ y el símbolo del Ayuntamiento, para que sean fácilmente reconocibles. Se trata de artilugios comerciales que llevan en su interior un atrayente producto autorizado, compuesto de etanol, agua purificada, extractos de plantas e ingredientes naturales, al que se añade azúcar y agua.

La captura de las reinas de la Vespa velutina es fundamental para evitar el exponencial crecimiento de nidos en la época estival, impidiendo el nacimiento de obreras, cuya voracidad diezma el número de individuos de especies polinizadoras de las que se alimenta: 60% de himenópteros (de estos dos tercios son abejas y un tercio avispas comunes), 32% de dípteros (moscas, mosquitos…) y el 8% restante de orugas, mariposas, libélulas e incluso arañas.

La avispa asiática genera un serio problema ecológico global por la gran pérdida de biodiversidad, disminución de producción apícola y de fruticultura, además del aumento de la inseguridad ciudadana. Su captura, ahora en primavera, evita la formación del nido secundario de gran tamaño en los meses de verano, cuando pueden albergar más de 2.000 individuos.