CANTABRIA PRESENTA AL MINISTERIO DE TURISMO EL PROYECTO DE CORREDOR CULTURAL ENTRE LA CALLE 11 DE MAYO Y LA MURALLA MEDIEVAL DE CASTRO

ES UNO DE LOS SEIS DESTINOS CÁNTABROS QUE OPTAN A LAS AYUDAS DEL ESTADO

388

Hace unos días informábamos que Castro Urdiales ha preparado un proyecto para la nueva convocatoria del Programa de Planes de Sostenibilidad Turística en Destinos promovido por la Secretaría de Estado de Turismo.

Se trata de la recuperación de las calles 11 de Mayo y Arturo Dúo, justo donde se encuentra el arco del puente de 1881 y la interpretación de los restos de la muralla medieval, creando un corredor cultural que serviría a su vez para unir el conjunto histórico con el casco viejo y unificar ambas partes, hasta ahora separadas por esa pequeña calle.

Pues bien, Cantabria ha remitido a la Secretaría de Estado este proyecto dentro de los seis candidatos a acogerse al Programa, cuyo objetivo es mejorar la competitividad de las entidades locales a través de inversiones dirigidas a reorientar el desarrollo turístico mediante la cofinanciación a tres bandas: Gobierno Central, Gobierno de Cantabria y municipio o entidad local beneficiaria.

Castro Urdiales, Noja, Santander y Suances optan a conseguir el apoyo económico en el programa de ‘destinos turísticos pioneros’ y Liébana y Saja-Nansa en el apartado de destinos rurales o de interior.

La Consejería de Educación, Formación Profesional y Turismo viene trabajando, desde el pasado mes de julio, con los seis destinos que han mostrado su interés en este plan de apoyo a la inversión en actuaciones de adecuación y mejora, al que la Secretaría de Estado de Turismo ha destinado 53 millones como parte de las medidas de relanzamiento del sector en España para paliar la crisis provocada por el Covid-19.

La consejera Marina Lombó ha mostrado su “satisfacción” por el interés y el trabajo desarrollado por los seis destinos cántabros y confía que en la reunión de la Comisión Sectorial de Turismo del próximo 29 de septiembre, “haya buenas noticias respecto a la aprobación de candidaturas”. En este encuentro se anunciarán los destinos de todo el territorio español aceptados para desarrollar un plan y los mismos serán ratificados en la Conferencia Sectorial que se celebrará el día 30.

Con el programa de Planes de Sostenibilidad Turística en destinos se recupera la fórmula de apoyo a las entidades locales, que en su día cumplieron los Planes de Excelencia y Dinamización Turística (1993-1999) y de Dinamización del Producto Turístico (2000-2007) o de Competitividad (2008-2010) basándose en el eje estratégico de ‘Gobernanza colaborativa’ entre administraciones.

Se contemplan dos tipos: Planes de sostenibilidad turística en destinos pioneros (caracterizados por recibir una gran afluencia de visitantes y tener sobrecarga urbanística y ambiental) y a cuya financiación optan Castro Urdiales, Noja, Santander y Suances y Planes de sostenibilidad en destinos rurales o de interior (dirigidos a dinamizar y organizar destinos con patrimonio cultural, espacios naturales protegidos y enfocados al aprovechamiento de recursos turísticos singulares), solicitados por Liébana y Saja-Nansa.

Los primeros contarán con una inversión de 4 millones de euros por destino y tres años de plazo de ejecución y los segundos estarán dotados con tres millones para acciones a realizar en tres años. Ambos serán cofinanciados a tres partes.

Lombó ha recordado que las dos tipologías se “adaptan” a la estrategia turística del Gobierno de Cantabria “orientada al ecoturismo, la calidad y el desarrollo de los entornos rurales para fijar población en los mismos”.

Los Planes de Sostenibilidad Turística permitirán, así, la adaptación de los destinos a las nuevas demandas y necesidades que la actual crisis del sector provocada por la pandemia del coronavirus requiere, entre ellas la transformación a una economía y un entorno de mercado digitales, el desarrollo sostenible y la dinamización rural que permita fijar nuevos recursos económicos que eviten el despoblamiento de los pueblos.