CÉSAR BARCO: “LA CARTA DE LA CONSEJERA DE SANIDAD PUEDE SER UN TANTO DESCAFEINADA, PERO LE VOY A DAR OTRA OPORTUNIDAD”

265

Cesar Barco. Entrevista tras Huelga_2

2 MARZO 2015 /

EL CONCEJAL DENUNCIARÁ A LAS PERSONAS QUE LE HAN ATACADO EN LO PERSONAL EN REDES SOCIALES

El concejal de Sanidad, César Barco, ha reconocido que la carta que le remitió el pasado viernes la consejera de Sanidad del Gobierno Vasco y que le llevó a abandonar su huelga de hambre “puede ser un tanto descafeinada”. Por tanto es “una sensación dulce y amarga a la vez” pero “voy a darle una segunda oportunidad porque sé que las cosas no se consiguen de la noche a la mañana”.

En la carta, María José Sáenz de Buruaga, le abre al concejal las puertas de los despachos de la Consejería para cuando considere oportuno y “me voy a acoger a eso y voy a intentar reivindicar y exigir su compromiso”. Con respecto al consejero del País Vaco, solicitará una reunión “para que me aclare y rectifique sus palabras en los medios sobre que no había recibido ninguna solicitud por parte del Ejecutivo cántabro para la firma de un convenio sanitario”.

En tono duro y muy serio, el concejal ha dejado claro que su huelga está pospuesta pero, “en cualquier momento me vuelvo a encerrar porque ya estoy harto. No me ha gustado el tiempo que he estado encerrado. Ya está bien y ahora me van a ver la cara” en Cantabria y también en el País Vasco “aunque estos últimos no me quieran recibir porque dicen que no soy un interlocutor válido”.

Según ha informado Barco en Castro Punto Radio, mañana remitirá sendos correos a ambos Gobiernos “y quiero una respuesta. El plazo está marcado, he dado una palabra y la voy a cumplir. La consejera también la dio porque este asunto venía en su programa electoral. A veces uno se cansa porque parece que todos somos nuevos aquí y de nuevos nada, que aquí somos viejos y la gente nos tiene ya muy vistos”.

El concejal ha traslado su enfado por algunas de las críticas vertidas en redes sociales desde que puso en marcha la huelga de hambre. Como cargo público “tengo que aguantar las opiniones, pero dentro de un límite. Cuando van a lo personal no las voy a aguantar porque afectan a mis seres queridos”.

Tanto es así que “hoy mismo voy a ir a la Guardia Civil para poner una denuncia porque no soy un ‘chupa pollas’ ni me drogo, como han dicho. Si consigo algo con ello, lo voy a donar a una ONG porque no quiero nada de estos sinvergüenzas”.