EL COLECTIVO DE VENEZOLANOS EN CASTRO SE MUESTRA ESPERANZADO DE QUE LA SITUACIÓN SU PAÍS SE RESUELVA

78

30 ENERO 2019 /

Venezuela está copando, en los últimos días, buena parte de los titulares en los medios de comunicación a nivel mundial. Por primera vez en mucho tiempo, los venezolanos tienen la esperanza de recuperar un país libre.

Algunos de ellos están viviendo toda esta situación desde la distancia, porque tuvieron que abandonar su país ante un régimen que no consiente la disidencia.

Pedro Gil, Roselly González, Veluscka Rodríguez y Ana Rosa Gil residen en Castro Urdiales y forman parte de la sección local de la Asociación de Venezolanos de Cantabria. En Castro Punto Radio han explicado que viven la situación con preocupación, incertidumbre, nerviosismo y ansiedad, porque sus familiares y amigos están allí, pero, al mismo tiempo, con esperanza por primera vez en mucho tiempo.

Roselly lleva en España un año. Llegó “huyendo de la situación y la crisis” que vive Venezuela. “Son muchos años de tratos inhumanos y de violación de la Constitución y ahora el mundo está reconociendo la situación del país”.

Veluscka Rodríguez llegó a España hace siete años. Ha hablado de “pesadilla” en lo que respecta a lo vivido en su país. “La crisis es increíble, hay tal cantidad de muertos que parece una guerra y sentíamos que no se hacía nada. Ahora empezamos a ver una luz de esperanza”.

Ana Rosa Gil lleva casi tres años fuera de Venezuela de donde huyo también “por la situación política, económica y social”. Ahora “tenemos fe y esperanza en que esta situación se acabe”.

Según Pedro Gil, “nuestros compatriotas han empezado a perder el miedo y recuperar la esperanza”. Todo pese a que en el país “apenas tienen comunicaciones por internet o teléfono y la prensa y la televisión están controlados por el Gobierno, que trata de sembrarles temor”. Desde España, “conseguimos hablar con ellos por WhatsApp y somos nosotros los que les estamos poniendo al día de las noticias y del apoyo internacional”.

El poder militar, que es con el que cuenta el Gobierno, “es una cúpula que tiene sus poderes para manejar el terror”. No obstante, es tal la situación de crisis que “ha llegado un momento en el que mucha gente dice: o salimos a la calle a protestar y decimos que no queremos esto, con el riesgo que eso supone; o nos quedamos en casa y morimos de hambre. Se ha perdido el miedo”.

Pedro, Roselly, Veluscka y Ana Rosa han explicado que “la crisis es cada día más aguda, hay escasez de alimentos, de productos básicos, no hay recambios para los automóviles y no hay transporte público porque los autobuses se han quedado obsoletos, echar combustible te puede llevar hasta diez horas, los niños no están acudiendo a clases, muchos profesores han tenido que salir del país, se ha recortado a tres días a la semana el trabajo de la mayoría de funcionarios públicos debido a la crisis, el salario mensual es de dos euros…”.