LOS COMERCIANTES CASTREÑOS TIENEN “MIEDO A CUÁNTO PUEDA DURAR EL CIERRE Y CÓMO AFRONTAR TODOS LOS PAGOS”

EL PRESIDENTE DE ASOCAS DEFIENDE QUE "HAY QUE RESPETAR LA ORDEN DE QUEDARSE EN CASA Y QUE ESTO PASE RÁPIDO PARA QUE PODAMOS ABRIR DE NUEVO"

1019

Sobre las consecuencias que la crisis del Coronavirus está ocasionando a las pequeñas y medianas empresas hemos hablado en Castro Punto Radio con el presidente de Asocas (Asociación de Comerciantes de Castro), Igor Alijo. Ha reconocido que “estamos pasándolo con miedo a lo que nos puede venir, a lo que pueda tardar en pasar todo esto y cómo vamos a afrontar mientras tanto todos los pagos cuando, además, los autónomos no tenemos ninguna ayuda por parte del Gobierno de España”.

Estaban esperando a la comparecencia del presidente Pedro Sánchez ayer sobre las medidas económicas a tomar y “hemos visto que ayuda hacia nosotros no existe”.

A todo esto se suma el hecho de que en las tiendas de ropa y complementos “estamos en una época mala porque tenemos que afrontar el pago de los productos de la nueva temporada de verano que no están llegando desde finales de febrero. Tienes pagarés a 30 o 60 días y hay incertidumbre porque todo hace indicar que la orden de cierre y de permanecer en casa se va a alargar a un mes por lo menos. En ese periodo tenemos el pago de miles de euros de esa ropa, además de los alquileres y los suministros”.

De momento, “tratamos de hablar con los arrendatarios y las marcas para intentar llegar a acuerdos. Los empleados, evidentemente, tienen sus pagos que hacer, pero intentan ayudar, en la medida de sus posibilidades, al pequeño empresario porque saben cómo estamos”. Según Alijo, “si pasa un mes de cierre podremos salir adelante, pero si se alarga mucho la cosa, la mayoría de comercios pequeños tendremos que cerrar”.

Con todo, “lo importante ahora es que hagamos caso firme a la orden de quedarnos en casa para que todo esto pase rápido y podamos de nuevo abrir los negocios y salir a flote”.

Preguntado sobre la venta a través de internet, ha trasladado que, “yo no estoy a favor. Si la cosa está mal, no quiero que el personal que se encarga de los repartos tenga que ir por las casas cuando estamos hablando de ventas insignificantes. Hay que parar, que la gente se quede en casa, e intentar que pase cuantos antes para poder funcionar con normalidad”.