CONOCEMOS LA NORMATIVA SOBRE DRONES Y LAS POSIBILIDADES FORMATIVAS CON LOS RESPONSABLES DE ‘DRONES CANTABRIA’

1108

En Castro Punto Radio hemos conocido en profundidad el mundo de los drones. Una tecnología en auge y que crece de forma imparable. Lo hemos hecho con los responsables de la empresa laredana ‘Drones Cantabria’, Daniel Majcen y Mario Rey (de derecha a izquierda en la imagen).

Ofrecen servicios profesionales con drones de grabación aérea para reportajes audiovisuales, seguimiento de obras y ‘time lapse’ profesional, inspección termográfica y visual, drones para cine y televisión y búsqueda de personas y mascotas.

Además, disponen de una escuela de pilotos en la que forman a todos los interesados en manejar esta tecnología, que se rige por una normativa muy estricta.

“Dependiendo de las necesidades de cada usuario, pueden optar desde el nivel básico, que te permite volar sólo en zonas donde no haya personas ni casas; hasta el avanzado profesional que da la opción de volar en núcleo urbano y hasta perdiendo de vista el dron”.

Para ponerse en contacto con ellos y conocer sus servicios, disponen de la página web www.dronescantabria.com y los teléfonos 671 459 244 y 696 319 160.

Centrándonos en la normativa, han señalado que “hoy en día, acceder a comprar un dron es muy fácil y se ha disparado su demanda. Ha crecido más rápido de lo que la administración se ha adaptado a ello y no hay una infraestructura que dé respuesta. Por eso, se establece una burocracia altísima para controlarlo”.

De este modo, “nadie puede volar un dron si no dispone al menos del curso estándar, que limita a zonas donde no hay viviendas ni gente y que no puede estar dentro de la zona de control del aeropuerto de Bilbao que, en el caso de Castro, llega hasta Allendelagua”.

Los pilotos que dispongan del título profesional, pueden volar en cualquier momento, siempre ciñéndose a la normativa, en la zona fuera de control aeroportuario. También es posible para ellos hacerlo dentro de esa franja, pero hay que pedir los permisos pertinentes, que suponen una burocracia que lleva alrededor de un mes”.

Estos pilotos profesionales disponen de una documentación que les acredita como tales y que “es como el carnet de conducir de un coche. Lo llevamos siempre con nosotros cuando vamos a volar”.

Cualquier aparato que se desee volar “debe tener un seguro de responsabilidad civil por su hubiera algún accidente y estar registrado en AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea). En caso de usarlo en ciudad, “también un paracaídas”.

En la web https://drones.enaire.es/ “se pueden consultar las restricciones existentes en la zona en la que se quiera volar”.

Han recordado que incumplir la normativa “supone multas muy elevadas”.

La entrevista completa con Daniel y Mario se puede escuchar o descargar en el siguiente enlace: