COSTAS REGULARIZA LA SITUACIÓN DEL CARGADERO DE MINERAL DE DÍCIDO

279

Cargadero de Dícido

9 SEPTIEMBRE 2015 /

Como les contábamos en un noticia anterior, la Demarcación de Costas en Cantabria somete a información pública la tramitación de oficio de la concesión de terrenos de dominio público marítimo-terrestre para la regularización del cargadero de mineral de Dícido (Mioño), declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Al respecto de este asunto, ha dado más detalles en Castro Punto Radio, Javier Olivas, Jefe de Servicio de Gestión del Dominio Público de Costas en Cantabria. Como ha explicado, “la Ley de Costas establece que cualquier ocupación con obras permanentes del dominio público marítimo-terrestre, requiere de una concesión administrativa que ampare esa ocupación. En el caso de los BIC, se prevé el otorgamiento de una concesión de oficio porque se entiende preponderante ese régimen de protección frente a otras consideraciones de ocupación de ese dominio”.

Se trata del inicio de la tramitación, que concluirá en el otorgamiento de una concesión para mantener el cargadero durante un periodo de tiempo. Olivas ha detallado que “los plazo que fijan la Ley para realizar esta tramitación son de una año desde la declaración de Interés Cultural del bien”. Si bien es cierto que el cargadero de Dícido es BIC desde 1996, “la modificación de Ley que establece este plazo de un año es de 2013 y su desarrollo reglamentario se ha producido en octubre de 2014. Por tanto, los plazos corren desde esta fecha”.

Este asunto se somete a información pública por el plazo de 20 días hábiles para que los interesados presenten las alegaciones que consideren oportunas. De no producirse ninguna, “se elevará el expediente a la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar en Madrid, que es al órgano al que corresponde resolver el expediente y otorgar la concesión en este caso”.

Esto sirve para regularizar la ocupación desde el punto de vista de la Ley de Costas, con lo que el cargadero está a salvo de cualquier otra cuestión que no sea preservarlo.