“A DÍA DE HOY, TENEMOS EN CANTABRIA LA MITAD DE FALLECIMIENTOS POR GRIPE QUE EN LA CAMPAÑA ANTERIOR”, SEGÚN LA DIRECTORA DE SALUD PÚBLICA

EL MÉDICO CASTREÑO, JESÚS ARNAIZ, HA HABLADO DE LOS EFECTOS DE LA GRIPE Y TAMBIÉN HA DADO DATOS SOBRE EL CORONAVIRUS

279

La directora general de Salud Pública del Gobierno de Cantabria, Paloma Navas, ha señalado en Castro Punto Radio que, durante la quinta semana del año, “se ha registrado un leve aumento del número de casos de gripe, alcanzándose una tasa de 306 por cada 100.000 habitantes con un nivel epidémico medio”. Para las próximas semanas, “se espera que la onda siga en avance, pero estamos viendo que es quizá un poco más plana que otros años con menos número de casos graves y menos fallecimientos”.

Ha dejado claro que “habrá que esperar a que termine la epidemia para hacer un verdadero balance sobre la virulencia”, pero ha insistido en que, “a día de hoy, estamos observando la mitad de casos graves de gripe y de fallecimientos que en la campaña anterior, lo que son noticia buenísimas”.

Navas se ha mostrado también “muy satisfecha con el resultado de la campaña de vacunación. Se observó un gran aumento, especialmente durante las primeras seis semanas, cuando se vacunaron 16.000 personas más que el año anterior. Es un dato importante porque, cuanto antes nos vacunemos, antes se adquiere la inmunidad y más protegidos estamos para cuando llegue la epidemia. Otro gran logro ha sido el  aumento, en un 15%, de la cobertura de vacunación entre el personal sanitario”.

Sobre la gripe y sus efectos hemos conversado también en esta emisora con el médico castreño Jesús Arnaiz. Ha insistido en que “la vacunación que es muy importante en la población de riesgo y también en personal de centros sanitarios, policías, bomberos, maestros… Tiene una eficacia del 80% y el 20% restante tiene una sintomatología más leve y un riesgo menor de complicaciones severas, por lo que la vacunación está totalmente indicada, salvo a las personas alérgicas al huevo porque es en este producto en el que se generan las vacunas”.

Ha explicado cómo hay que diferenciar entre la gripe y el resfriado porque “los producen virus diferentes, teniendo el resfriado una sintomatología más leve, más corta en duración y con menos riesgo de complicaciones”. Pese a eso, “el tratamiento en ambos casos es sintomático a base de antitérmicos, tomar líquidos y reposo en cama”.

Para evitar contagios de gripe ha señalado que “es importante que, a la hora de toser o estornudar, nos tapemos la boca con el brazo y no con la mano, que después usamos para tocar todo.  Es recomendable también lavarse mucho las manos”.

La trasmisión de este virus es, normalmente, de forma oral “con las gotitas de secreciones de saliva, nasales o bronquiales al toser o estornudar.  Esas gotitas salen al aire y, si hay otra persona en una cercanía de un metro, es muy probable que se contagie”.

Del mismo modo, “si se usa un pañuelo hay que desecharlo y limpiar bien el entorno en el que se ha movido la personas que ha padecido la enfermedad porque  esas secreciones de las que hablábamos, pueden estar un mes o más en suspensión cuando han caído en una encimara, en el pomo de una puerta o donde sea”.

CORONAVIRUS

Al margen de este tema, Arnaiz ha hablado del Coronavirus chino que tanta alarma está generando en las últimas semanas. Ha explicado que “es una familia de virus cuyo reservorio está en los animales y, últimamente, ha habido casos en los que ha pasado de los animales a las personas”.

Ha recordado “el síndrome respiratorio agudo severo que apareció en China en 2009, la famosa gripe aviar, que tenían una mortalidad de hasta el 50%. De las aves pasó a las personas, pero no había contagio de persona a persona”.

Posteriormente, “el foco estuvo en Oriente Medio y se trasmitió de los murciélagos a los dromedarios y camellos y, de estos, a las personas por comer carne grupa, beber leche de estos animales o estar en contacto con sus secreciones. Tuvo una mortalidad del 30% y se percibió que esas muertes estaban relacionadas con los sanitarios que estaban muy en contacto con los enfermos. Se consiguió bloquear”.

Ahora en 2019, en China, “se empezaron a ver unos cuadros de neumonía graves con mortalidad y se dio la voz de alarma. Parece que ha pasado de personas a personas y estos días va a haber una convención en Ginebra en la que se van a reunir expertos para poner en común todos los datos en cuanto al diagnóstico y las líneas a seguir para el tratamiento. En principio, la mortalidad es baja (2%) pero es una enfermedad que está empezando, cuya trascendencia no sabemos muy bien y, por tanto, es importante tomar medidas generales”.

La alarma, según Arnaiz, “se ha generado precisamente por el desconocimiento que hay todavía de este virus y porque las informaciones desde China han estado medio censuradas. Cuando las cosas no se conocen generan más alarma y más miedo”. Ha insistido en que la mortalidad en baja, pero “tampoco hay que tomárselo en broma porque no sabemos la trascendencia que va a tener y hay que establecer medidas y en poner en común todos los sistemas de diagnóstico para ver qué líneas de tratamiento se pueden plantear”.