EL JEFE DE LA POLICÍA LOCAL DETALLA LA ADQUISICIÓN DE DISPOSITIVOS PARA REALIZAR PRUEBAS DE CONSUMO DE DROGAS

212

Como ya hemos informado, desde hace unos días la Policía Local cuenta con los dispositivos necesarios para realizar pruebas de consumo de drogas, los conocidos como drogo test que los agentes de Castro Urdiales ya comenzaron a emplear la pasada semana en la campaña de consumo al volante que puso en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT).

Como ha señalado en Castro Punto Radio el subinspector jefe de la Policía, Domingo Lázaro García, “hace un tiempo habíamos detectado la necesidad de adquirir estos dispositivos porque, en ocasiones anteriores, en caso de ver sintomatología en el conductor, contábamos con la colaboración de Trafico de la Guardia Civil, pero tenemos que ganar en eficacia y no podemos estar pendientes de que una patrulla de la Benemérita tenga o no disponibilidad de venir a Castro a hacer estas pruebas”.

Desde ahora, “cuando hagamos un control en el municipio, estamos en condiciones de, si percibimos que hay alguna infracción que pueda estar motivada por este consumo de sustancias estupefacientes, realizar todas las pruebas necesarias”. Para ello, además de adquirir el drogo test, varios agentes se han tenido que formar para su uso, realizando un curso de una semana, que se centra “en el manejo de los dispositivos y, fundamentalmente, en el conocimiento y detección de la sintomatología que viene presentando alguien que ha consumido”.

Estos agentes formados, “están distribuidos en todos los turnos de trabajo para que siempre haya en las patrullas alguno habilitado”.

Si en algún momento “observamos una maniobra irregular en la conducción, lo primero que se realiza es una prueba de detección de alcohol y, si da negativa pero observamos, por el comportamiento del conductor, que pueda estar influenciado por alguna sustancia que le altera su capacidad cognitiva, le sometemos al drogo test, que detecta todas las que habitualmente circulan por el mercado”.

Domingo Lázaro García ha explicado que “el coste de realizar una prueba de estas características no es el mismo que una de alcohol. En el caso de las drogas, se hace un primer test que consiste en la toma de una muestra de saliva y en la detección a través de un reactivo que tiene el aparato. Si da positivo, hay que hacer una análisis confirmatorio mandando una segunda muestra a un laboratorio homologado”.

En cualquier caso, “lo que nos interés principalmente es preservar la seguridad del tráfico y que se pueda retirar a una persona de la circulación en la medida que pueda ser un riesgo”.

Imagen de un drogotest.