JON LOROÑO DETALLA SU REUNIÓN CON EL ALCALDE Y EL CONCEJAL DE URBANISMO PARA AYUDAR A DESBLOQUEAR EL PROBLEMA DEL INSTITUTO Y DEL APD-2

1035

Jon Loroño en PR 22.10.15

22 OCTUBRE 2015 /

El constructor Jon Loroño se reunía este martes en el Departamento municipal de Urbanismo con el alcalde Ángel Díaz-Munío y el concejal del área Eduardo Amor.

En el encuentro se analizaron las posibles soluciones para desbloquear la finalización de la obra del depósito de agua del Monte Cueto, imprescindible para que se pueda otorgar la licencia de ocupación al nuevo Instituto de Secundaria de Cotolino, y a las numerosas viviendas de la zona que desde hace años no la tienen.

La obra del depósito y de remate de la urbanización asciende a 104 mil euros, y serán las tres constructoras que todavía están actuando en la zona, Inbisa, Altamira e Inmobiliaria Izarra, las que aporten esa cantidad proporcionalmente a las viviendas que cada uno está actualmente construyendo.

En declaraciones a Castro Punto Radio, el gerente de Inmobiliaria Izarra Jon Loroño (en la imagen), desvelaba como él mismo aportó la idea a los responsables municipales para agilizar el trámite: “el Ayuntamiento debe pedir un Aval a las tres constructoras por la cantidad total de la obra, proporcional a lo que cada uno esté edificando, dando un plazo de un mes para empezar las obras, y a partir de ahí, ejecutarlas en 90 días”.

Loroño apuntaba como, con ese trámite, no haría falta que el depósito estuviera acabado para dar las licencias de ocupación, ya que se tiene el aval. Y en caso de que no llegaran a concluir los trabajos del depósito, se ejecuta el propio aval.

“Son solo 100 mil euros, y hablamos de empresas gigantes, como Inbisa y Altamira”, decía Jon Loroño, que recordaba como “yo ya puse hace tiempo el dinero inicial para ese depósito, ya que los únicos que lo aportamos fuimos Vizcaína de Edificaciones, que ahora está en quiebra, e Inmobiliaria Izarra. No tendría porque poner ya nada, pero quiero desbloquear lo del Instituto y estoy dispuesto a volver a poner dinero”.

Díaz-Munío y Amor manifestaron a Loroño que “estaban hablando con las otras constructoras y estaban dispuestas a colaborar económicamente”.

El constructor castreño decía como “este Ayuntamiento no debe tener ningún miedo, tienen la sartén por el mango, ya que si estas constructoras no aportan las cantidades de este aval, se les puede negar la licencia de primera ocupación o parar las obras directamente”.

En cualquier caso, Jon Loroño se ponía disposición a ayudar a este nuevo equipo de gobierno: “Me parecieron gente honesta, que pueden hacer cosas, pero tienen que quitar el miedo, que ya no está el otro” (en referencia al juez Acayro).

Prueba de la colaboración que el constructor ha brindado a los nuevos gobernantes es que “manifesté al alcalde mi interés en ayudar en general al deporte castreño, no a gran escala como antes, pero algo puedo ayudar, para lo que le pedí que me presentara a la concejala de Deportes”. Sin embargo, el alcalde fue claro: “me dijo que no quería ayuda exterior, me extraño muchísimo que lo dijera, que yo no soy Blesa, que he dado muchísimo dinero en años al deporte, pero bueno, sus motivos tendrá. Si recapacita el alcalde, me reúno con la concejala y ya está”, concluía Jon Loroño.

En este enlace se puede escuchar la entrevista con el responsable de Inmobiliaria Izarra:

http://www.ivoox.com/entrevista-jon-lorono-22-10-15-deposito-agua-cotolino-audios-mp3_rf_9125906_1.html