LA COMISIÓN INFORMATIVA DE HACIENDA RECHAZA EL PRESUPUESTO 2019 PRESENTADO POR CASTRO VERDE

115

La Comisión de Hacienda ha rechazado el presupuesto 2019, que el equipo de Gobierno llevaba como punto en el orden del día.

Únicamente CastroVerde ha votado a favor. PSOE, PP y MásCastro han emitido un voto negativo y el PRC se ha abstenido, con lo que el punto se ha dictaminado en contra.

Habrá que esperara lo que suceda en el Pleno, en el que alguna formación política podría cambiar el sentido de su voto. No es habitual que partidos que votan en contra en las comisiones cambien de postura. De esta forma, parece que la aprobación del presupuesto dependerá de la postura del PRC en la sesión plenaria ya que, en muchas ocasiones, los partidos se abstienen en las comisiones para emitir un voto definitivo en los plenos.

Se llevará a Pleno pese al dictamen negativo de la comisión que, según la concejala del PP, Ana Urrestarazu, “no es vinculante”. De todas formas, ha reconocido que “yo no recuerdo, en mis años en el Ayuntamiento, que se dictamine algo de forma desfavorable y aún así se lleve a Pleno”.

La edil popular sigue creyendo que “el PRC se ha abstenido hoy pero, en la sesión plenaria, va a votar a favor y el presupuesto va a salir adelante”.

A partir de ahí, ha explicado los motivos que han llevado a su formación política a dar un voto negativo. “Creemos que hay varios asuntos que nos impiden votar a favor de esas cuentas, aun estando de acuerdo con algunas de las inversiones que se contemplan”. Ha señalado que “hay algo fundamental que es un informe de la técnico de Recursos Humanos, que hace unas advertencia o sugerencias que no se han tenido en cuenta. Eso implica por ejemplo, que la plantilla de la Policía Local acabe con unos mínimos terribles que van a poner en peligro la seguridad en nuestro municipio”.

Además, “no nos parece justo que se gobierne cuatro años con unos presupuestos del PP, a los que CastroVerde votó en contra, y no se haga nada para cambiar eso. Que sea a tres meses de las elecciones cuando se quiera dejar hipotecada la legislatura a la siguiente Corporación. No se hace con la intención de un proyecto de ciudad, porque no hay tiempo para desarrollarlo, sino simplemente por salvar la honra de no querer ser el único alcalde que salga del Consistorio sin haber aprobado unas cuentas municipales. No nos vamos a prestar a eso, sobre todo cuando no ha habido voluntad de diálogo con los sindicatos ni con los grupos políticos”.