LA COSTERA DEL VERDEL COMIENZA HOY, AUNQUE LA MAYORÍA DE BARCOS SALDRÁN A FAENAR EL LUNES

LAS CUOTAS SUFREN UN RECORTE DEL 40%. LOS BARCOS PEQUEÑOS PODRÁN PESCAR 6.500 KILOS POR TRIPULANTE FRENTE A LOS 11.000 DE 2018

La campaña del verdel comienza hoy y desde este momento ya se puede salir a la mar a faenar esta especie. No obstante, la mayoría de los barcos de Cantabria esperarán al lunes para activarse, con el fin de tratar de alargar lo máximo una costera que este año ha vuelto a sufrir un nuevo recorte en las cuotas. En este caso, “ha sido bestial”, como ha reconocido en Castro Punto Radio el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria, Miguel Fernández. “Venimos de un 20% de recorte el año pasado y ahora nos meten un 40%. Si en 2018 se adjudicaron casi 11.000 kilos por tripulante para los barcos pequeños, ahora tenemos 6.500”. Con todo, “estamos rezando para ver si los intercambios de otras especies que se puedan hacer con otros países permiten que ese recorte se quede en el 24%”.

Fernández ha señalado que, con este telón de fondo, “los barcos más grande (de cerco), por ejemplo, que tienen una cuota de 3.000 kilos por tripulante, podrían hacer la costera en un sólo día. Una embarcación pequeña podría acabarla en diez días”. Para alargarla un poco más y que eso pueda redundar en un mayor beneficio, “nosotros mismos en la Federación nos regulamos y ponemos una cuota máxima de 700 kilos por tripulante y día”.

El presidente de la Federación de Cofradías ha destacado que “el 70% de la flota de Cantabria tiene su principal sustento en esta costera y, como las cosas sigan así, lo van a pasar muy mal. No sé si tendremos que ir a pedir a la iglesia”, ha lamentado.

A toda esta situación se suma otro problema y es que, “el mar está lleno de verdel y seguirá estando presente cuando acabe la campaña y los barcos tengan que ir a otras especies. Eso va a generar muchas dificultades porque, con la nueva normativa de descartes, si todo el pescado que entra en las redes tiene cerrada la cuota, estamos obligados a amarrar la flota”.

En previsión de que esto pueda suceder, “hemos reservados 40.000 kilos de cupo de Cantabria como pesca accidental para que, cuando acabe la costera del verdel, los barcos puedan pescar 200 kilos más a la semana. En el momento en el que eso se acabe también, si este pescado sigue entrando en las redes de forma masiva, habrá que amarrar. Es un problema grave”.

Fernández ha recordado que “tenemos una sanción, hasta el año 2023, de unos 9 millones de kilos de la cuota de todos los segmentos de flota. En los tres o cuatro últimos años, nos han reducido un 60%. No se dan cuenta de que el sostén económico de esta flota pequeña es el verdel. Toca vivir épocas complicadas y es difícil explicar a un profesional de la mar que está el verdel ahí y no lo pueden pescar”.

Lamenta que, “cuando acabe esta sanción, no se podrán recuperar cuotas de hace años”. Ha defendido que “las cofradías se mantienen de la pesca que subastan y en Castro, por ejemplo, si no se subasta, va a ser complicado que se pueda  mantener”. Ha dejado claro que “de las ayudas públicas no se puede vivir si no te permiten pescar. Las ayudas no sirven y lo que queremos es que nos dejen trabajar”.

En la imagen, una de las grúas supletorias colocadas en el muelle norte del puerto de Castro ante el inicio de la campaña del verdel.