LA MATRICULACIÓN DE VEHÍCULOS EN CANTABRIA CAE UN 15,4% CON RESPECTO A 2018 

LA ASOCIACIÓN DE CONCESIONARIOS APUNTA A "LA DEMONIZACIÓN DEL DIÉSEL Y LA MALA IMAGEN QUE SE TRASMITE DE LOS MOTORES TÉRMICOS" COMO ALGUNAS DE LAS CAUSAS

405

La matriculación de vehículos en Cantabria caía en noviembre un 8,4% con respecto al mismo mes de 2018, mientras a nivel nacional se producía un aumento del 2,3%. En el acumulado de todo el año, nuestra región registra un descenso del 15,4%, frente al 5,7% de media nacional.

Son datos que ha matizado en declaraciones a Castro Punto Radio, Natalia de los Arcos, presidenta de la Asociación de Concesionarios Oficiales de Vehículos de Cantabria (Asecove), organismo que integra a la totalidad del sector empresarial de la comunidad autónoma, representando a más de 35 marcas, con 13 grupos empresariales que dan ocupación a 1.000 personas.

Es consciente de que “en Cantabria venimos manteniendo un diferencial de casi el 10% respecto a los datos nacionales”, pero, “para ser justos, tendríamos que decir que, cuando hablamos de matriculaciones, hay que diferenciar entre las que son a empresas y a particulares. Si nos centramos en estos últimos, que son los realmente importantes para nosotros, la caída a nivel nacional es del 7%, mientras en Cantabria es del 10%. Vemos que el diferencial no es tan acusado”.

En este sentido, ha añadido que “la nuestra es una comunidad autónoma pequeña, con una estructura empresarial pequeña y con deficientes infraestructuras. Al final, la suma de muchos poquitos hacen que la situación sea algo peor”, aunque, como ha insistido, “la mayor diferencia se registra en venta a empresas y no tanto a particulares”.

La caída del sector a nivel general se debe, según De los Arcos a “la suma de muchas cosas”. Entre otras, “entendemos que la demonización constante por parte de la administración del diésel no ha sido buena. La mala imagen que se trasmite de los motores térmicos, queriendo sustituirlos por eléctricos de una manera muy rápida, tampoco es buena porque la tecnología eléctrica está en constante desarrollo, tiene costes más altos y prestaciones inferiores a los vehículos convencionales. Además, la situación de incertidumbre que vive el país, también ha tenido que ver, con unas elecciones celebradas en noviembre y cierto parón institucional”.

Con todo, “hemos conseguido confundir al sector, que es muy sensible. Los clientes entran en las exposiciones y no saben lo que tienen que comprar”. Lo que De los Arcos recomienda a la gente es “que piense en el uso que le da a su vehículo. A día de hoy los diésel y gasolina son más eficientes de lo que lo eran antes, con emisiones muy bajas. Para los ciudadanos que ruedan mucho, estos y los híbridos son una solución muy válida. Los que usan menos el coche, podrían decantarse por los eléctricos”.

Pese a que, a día de hoy, son más eficientes, el descenso en la venta de diésel “se ha notado”. No obstante, “tampoco demasiado”. De hecho, “si analizamos las operaciones realizadas con el Plan Renove, el 80% son para adquirir coches diésel y gasolina (en una proporción del 40% los primeros y 60% los segundos), un 15% híbridos y un 5% para eléctricos”.

Con el Plan Renove, en marcha hasta el 31 de enero de 2020, el Gobierno regional subvenciona la adquisición de coches nuevos, llevando a achatarrar otro que tiene que tener más de 10 años. “Hay ayudas importantes que permiten que comprarse un coche en Cantabria sea más barato que en cualquier otro sitio. Se reciben 1.500 euros para adquirir diésel, gasolina o híbridos y hasta 6.000 euros para comprar uno eléctrico”.

Además, “el Ejecutivo regional nos ha ampliado el plan en cuanto que permite incluir vehículos kilómetro 0 matriculados en Cantabria desde enero de 2019. Esto es importante porque el objetivo es llegar a más público y todas las personas que no piensan en comprar un coche nuevo por un tema de costes o lo que sea, pueden acogerse a las subvenciones adquiriendo un vehículo matriculado hace un año y que es más económico”.