LA NUEVA CRUZ DE LA PUNTA DEL REBANAL, INSTALADA AYER, RINDE HOMENAJE A LAS PERSONAS DESAPARECIDAS EN NUESTRA MAR

REALIZADA POR EL CANTERO CASTREÑO JUAN CARLOS HERRERO, TIENE UNA ESTRUCTURA MÁS SÓLIDA Y RESISTENTE QUE LA ANTERIOR

445

La nueva cruz de la Punta del Rebanal ya luce en el lugar en el que se encontraba la estructura original, destrozada el pasado 12 de febrero por un temporal.

Este símbolo recordaba la tragedia que tuvo lugar el 28 de agosto de 1974, cuando tres jóvenes, Hortensia Ramírez-Montesinos Herrán y los jóvenes Jaime Corral y Félix María Urdiaín, desaparecieron en el mar en esa zona. Ayer fue reemplazado por otro de las mismas características que ha realizado desinteresadamente el cantero castreño Juan Carlos Herrero por iniciativa del Ayuntamiento de Castro y las familias de los desparecidos.

En esta nueva cruz, además de la leyenda original “Hortensia, Jaime y Félix María, perdidos en este mar el 28 de agosto de 1974” inscrita en su base, se incorpora una placa que reza “En recuerdo a los hombres y mujeres desparecidos en nuestra mar. Ayuntamiento de Castro Urdiales. 12 de febrero de 2020”.

Pepa Urdiaín, familiar de Féliz María, que ayer presenciaba los trabajos de colocación de la cruz, aseguraba en Castro Punto Radio que “ha sido un gustazo que se haya terminado tan bien y con tanto cariño de la gente”. La placa colocada por el consistorio le parece “perfecta por considerar a todas esas personas” y la reafirmación de que este símbolo “es de todos”. Pepa vive en Castro desde 1992 y considera aquella zona como “mi jardín compartido con todo el mundo”.

Por su parte Juan Carlos Herrero, que también se mostraba encantado con la iniciativa, recordaba que “me puse en el lugar de las familias, lo que es perder a un ser querido. He procurado desde el principio hacer de este trabajo algo participativo, porque este emblema ha traspasado su motivo original para convertirse en un homenaje a toda la gente que se ha perdido en el mar”. Herrero aseguraba que “el ayuntamiento me ha puesto las cosas muy fáciles, también las familias”, agradeciendo además la colaboración de Castrogrés, Mármoles Vallegón y el cantero Carlos Gallastegui. “Este proyecto ha sido maravilloso y no lo olvidaré en la vida”, confesaba.

En cuanto a las características de construcción de la nueva cruz de la Punta del Rebanal, el cantero explicaba que estudiaron las piezas de la anterior y vieron que estaban rotas por dentro. En esta ocasión, la estructura es más fuerte porque “hemos querido darle seguridad. A diferencia de la antigua, hemos metido en la base unos émbolos de hierro que la sujetan y cada una de las tres piezas lleva un émbolo metálico con taco químico”.

Eso sí, piden a los ciudadanos que tengan cuidado en estos primeros días porque el cemento está fresco y se pueden producir desperfectos.

Herrero finalizaba haciendo un llamamiento para que “el día de mañana se tenga en cuenta a los artesanos canteros, rehabilitadores y auxiliares de arqueología como nosotros, para poder trabajar”.