LA SEMANA QUE VIENE ABRE AL PÚBLICO EL ASCENSOR DE SANTA CATALINA TRAS FINALIZAR LAS OBRAS DE CIERRE DE SU ESTRUCTURA

445

La próxima semana ya estará abierto al público el ascensor de Santa Catalina, después de unos trabajos de cerramiento de su estructura que se han prolongado en el tiempo más de lo previsto. Las obras se adjudicaron a mediados de abril a la empresa Senor, por un presupuesto de 82.217 euros y un plazo de ejecución de 2 meses, es decir, se iban a extender hasta finales de junio. Casi dos meses después de superarse ese plazo, la instalación estará a disposición de los vecinos.

Tal y como ha confirmado en Castro Punto Radio el concejal de Obras, Alejandro Fernández, “esta semana se recepciona. Ya está colocado el muro cortina y la estructura acristalada. Falta algún remate, como algún canalón, pero la semana que viene, obra terminada”.

Un ascensor que ha dado problemas desde su inauguración hace más de una década, pero, según el edil socialista, “estamos hablando de la solución definitiva, sin dejar de ser un ascensor exterior, pero ya no tendrá entradas de lluvia. Se ha arreglado la cubierta, que tenía problemas de goteras que caían en el cuadro de mandos. Se le ha lavado la cara a la estructura y se ha cubierto toda la zona abierta, dejando las ventilaciones necesarias. Además, se han colocado unas viseras de resguardo en los accesos superior e inferior, para proteger a las personas cuando lo estén esperando”.

Tal y como apuntaba Fernández, “nos han dicho en la empresa de mantenimiento, Otis, que es el ascensor con más incidencias de toda España, y eso que trabajan en todo el país. Hemos hecho un proyecto lo más completo posible, ya que hasta ahora también se han realizado inversiones fuertes reparando problemas pequeños que generaban numerosas averías, y no se reparaban los problemas gordos, como el que ahora se ha acometido. En esta legislatura cambiamos el variador de frecuencia, que costó 8.000 euros, a finales del año pasado se renovaron las puertas interiores y exteriores, que costaron 35.000 euros, y ahora esta inversión de 80.000 euros”.

En cuanto al retraso en la finalización de los trabajos, el concejal apuntaba a la falta de suministro de materiales por culpa de la pandemia, “tanto en la estructura metálica, y sobre todo, en los vidrios, que ha costado mucho recibirlos”.