PLANTAS TÓXICAS COMO EL ESTRAMONIO O LA BELLADONA PROLIFERAN EN EL MUNICIPIO MÁS QUE OTROS AÑOS

SON MUY PELIGROSAS PARA PERSONAS Y ANIMALES

7224

Plantas tóxicas como el Estramonio o la Belladona están proliferando en nuestro municipio  en esta época del año, con más presencia incluso que en años anteriores. Aparecen en zonas de paseo, áreas en las que se han realizado movimientos de tierras, terrenos agrícolas y ganaderos, parcelas degradadas, rotondas o cunetas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el Estramonio como “una planta alucinógena utilizada tradicionalmente por pueblos indígenas con fines muy diversos: inducir euforia o visiones, aliviar la angustia o como medicina”, entre otros usos. “Cuando estas plantas están de moda entre personas urbanas y cultas que experimentan con drogas, y que la mezclan con alcohol, cocaína, marihuana y otras sustancias psicoactivas, las reacciones pueden ser graves”, añade la OMS.

Javier López Orruela, de Seo Birdlife, explicaba en Castro Punto Radio que “es una planta que empieza a evidenciarse en esta época del año, con unas flores blancas, campanillas muy visibles, que saca un fruto muy parecido al del Castaño de Indias. El 100% de la planta es venenosa, aunque su principio activo está más concentrado en las semillas y en las hojas”.

Los animales corren más riesgo, ya que “en caso de cultivos de forraje, en los que los lindes pueden estar contaminados por Estramonio, se puede contaminar el forraje que se administra al ganado y se pueden intoxicar. En dosis pequeñas puede matar una oveja o intoxicarla con un cuadro bastante grave”, explicaba.

La Belladona también prolifera por esta zona y es igualmente tóxica. López Orruela destacaba que  “la tradición agraria tenía mecanismos de prevención, pero nos hemos alejado de estas costumbres y ahora aparece en cualquier rotonda, en cualquier cuneta o terreno y hay que tener cuidado”.

Son dos de las especies venenosas con las que convivimos. En muchos casos tienen aplicaciones ornamentales y decorativas, y es necesario recordar los riesgos que conllevan. Hay otras como el Tejo, la Cicuta o la Adelfa, que también hay que tratar con precaución y alejarlas de niños y mascotas.

PROLIFERACIÓN DE PLUMEROS

También estamos asistiendo a la “temporada alta” de los plumeros, especie invasora que ahora está en plenitud de floración. “Los vientos de otoño esparcirán las semillas”, señalaba López Orruela, “y seguimos pendientes de que las administraciones se coordinen para el mantenimiento de parcelas, viales, polígonos en construcción, urbanizaciones abandonadas…Fincas vivero de esta planta, como ocurre en Santullán y Oriñón entre otros sitios, incluso entre las rocas del Solárium. De una vez hay que dar un tratamiento, una intervención profesional, porque el voluntariado no es suficiente”.

En la imagen, un ejemplar de Estramonio junto a una acera de Cotolino.