EL SINDICATO EDUCATIVO ANPE ESTÁ “DECEPCIONADO CON EL PROTOCOLO DE VUELTA A CLASE”

“LA MEDIDA QUE DARÍA MAYORES GARANTÍAS, LA REDUCCIÓN DE UN 15% DE ALUMNOS POR AULA, NO SE HA ADOPTADO”, REPROCHAN DESDE ANPE

609

Cantabria se suma a la vuelta a las clases de manera totalmente presencial y con la obligatoriedad de mascarillas a partir de los 6 años. El cierre temporal de un colegio solo se va a producir si se trata de una transmisión no controlada y en última instancia.

Se mantiene la fecha de inicio para el 7 de septiembre, y se ha elaborado un extenso protocolo de seguridad definitivo, publicado ayer.

El portavoz del sindicato educativo ANPE, Federico de los Ríos, ha dado detalles en Castro Punto Radio sobre las inquietudes de todos los docentes ante esta situación.

En ANPE se sienten “decepcionados y tristes, ya que estas medidas llegan tardísimo, y se acaban de aprobar a una semana de comenzar las clases, cuando nos reunimos con la administración de Cantabria a principios de junio para organizar el protocolo de regreso a las aulas”.

Comentaba que “las medidas son prácticamente las que ya conocemos, aunque el protocolo sea tan extenso y elaborado: uso de mascarillas, lavado de manos, distancia social, ventilación…”. Continuaba explicando que “la medida que daría mayores garantías, tanto para los trabajadores como para los alumnos y sus familias, sería la de reducir el ratio en un 15% de alumnos por aula. Pero esto significa dinero, y ese es el problema. Esta medida, en un principio la estableció la ministra de Educación, que habría un máximo de 20 alumnos por aula, y eso garantizaría menor riesgo de contagios”.

De los Ríos mostraba su disconformidad ya que “no entiendo cómo en todas las actividades económicas y sociales se ha reducido el aforo, y en los centros educativos, no”.

El representante de ANPE explicaba que “al principio se dieron recomendaciones que teníamos que seguir en los centros educativos, ya que el argumento aludido por la Consejería era que los colegios tienen autonomía pedagógica y organizativa, y son los que mejor conocen a los alumnos y el entorno social. Mientras que el argumento que nosotros utilizamos fue que los centros tienen esa autonomía, pero no desde el punto de vista sanitario. Por lo tanto, esas medidas tienen que venir organizadas desde ese ámbito, que decidan qué actividades se pueden realizar, y cómo han de aplicarse”.

La preocupación de los docentes, sobre todo los maestros de Infantil, es que “tendrán que llevar mascarillas FFP2 y no las quirúrgicas, batas desechables, guantes, pantallas protectoras…, para momentos puntuales en los que tengan que limpiar a los niños. Esperamos que las autoridades sanitarias recapaciten y que las medidas que sean efectivas las implanten obligatoriamente, y no como una recomendación que dependa de las decisiones de los padres”.

El portavoz del ANPE aclaraba que “la responsabilidad de que se cumplan las medidas establecidas será a través del llamado Coordinador Covid”, aunque aseguraba que, a día de hoy, no están definidas sus funciones. “No se sabe si será el encargado de aislar al alumno que comience con síntomas, o si se trata simplemente de una cadena de transmisión entre la administración y los ambulatorios. Solo pedimos que el encargado del puesto esté cualificado y conozca perfectamente las medidas y el protocolo que hay llevar a cabo”.

Federico de los Ríos se preguntaba: “¿cómo pretenden que los centros tengan su propio plan de contingencia previsto para la semana que viene, si el protocolo definitivo ha salido publicado ayer?”.

Ha concluido mostrando su preocupación, y asegurando que “los problemas reales se van a producir con los niños pequeños, que se van a reencontrar después de bastante tiempo y van a querer abrazarse, jugar juntos, compartir material y juguetes. No sé cómo se va a controlar esta situación con unos ratios de ocupación iguales a los del año pasado”.